Conferencia sobre SIDA cierra con manifiesto contra la discriminación | Salud | DW | 25.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Conferencia sobre SIDA cierra con manifiesto contra la discriminación

La XX Conferencia Mundial del SIDA terminó hoy en Melbourne, Australia, con un llamado a acabar con la discriminación y la criminalización de prácticas sexuales, que obstaculizan la lucha contra la enfermedad.

Unir ciencia y derechos humanos es una de las principales condiciones para que tengan éxito las medidas contra el VIH y el SIDA, se subrayó en la conferencia que concluyó hoy en Melbourne. "Que nadie se quede atrás", se pide en la declaración, firmada por más de 3.800 personas y numerosas organizaciones.

“La discriminación es el caldo de cultivo para el VIH” dijo el director del Fondo Global del SIDA, Mark Dybul. “La terrible realidad es que en diversas partes del mundo, la estigmatización y la discriminación constituyen los principales obstáculos” para combatir la enfermedad, afirmó por su parte la Premio Nobel de Medicina Françoise Barré-Sinoussi.

El documento de Melbourne destaca la situación en más de 80 países donde los seres humanos son castigados por su orientación o sus prácticas sexuales, sobre todo los homosexuales, trabajadores del sexo, drogadictos y transexuales.

La discriminación arrastra a las personas a la clandestinidad y hace mucho más difícil la lucha contra la infección con el virus VIH, que sin tratamiento provoca el sida y lleva a la muerte. "Exigimos el rechazo inmediato y unánime de estas prácticas discriminatorias y estigmatizantes", señala la declaración.

Críticas a Rusia

Además de países como Uganda, Nigeria y la India, fueron blanco de críticas Rusia y otros países de la región. Europa del Este y Asia Central son las únicas partes del mundo -además de Oriente Medio y África- donde aumentan las nuevas infecciones.

Las leyes rusas contra los homosexuales fueron muy criticadas en las ponencias de científicos, políticos y activistas que inauguraron la conferencia el pasado domingo.

Incluso en países con una mayor protección de los derechos, como Alemania, hay muchas dificultades, dijo Carsten Schatz, miembro de la organización Aids-Hilfe (Ayuda contra el SIDA). Por ejemplo, los adictos no reciben a menudo sustancias sustitutivas de la heroína como la metadona cuando son detenidos. Casi el 80 por ciento de los infectados con VIH señalaron en una encuesta de Aids-Hilfe que se habían sentido discriminados en los 12 últimos meses.

Symbolbild Kriminalisierung Homosexualität Russland

Rusia fue blanco de críticas por criminalizar la homosexualidad.

Estudio danés

Entre los principales focos de la conferencia estuvo un estudio danés en el que, mediante el uso de un medicamento contra el cáncer, se consiguió hacer salir al virus de las células en los que estaba "durmiente", para poder destruirlo. Por primera vez se logró no sólo en el laboratorio sino en personas infectadas. El siguiente desafío es estimular al sistema inmunitario de tal modo que acabe con el virus.

La organización de la ONU de lucha contra el sida, ONUSIDA, presentó su proyecto 90-90-90 para eliminar la epidemia hasta 2030. Para ello, hasta 2020 el 90 por ciento de los infectados tiene que conocer su condición, el 90 por ciento recibir tratamiento y el 90 por ciento haber conseguido volver indetectable el virus en su sangre gracias a las terapias.

La ONU estima que en el mundo hay 35 millones de personas con VIH, pero sólo la mitad de ellas lo sabe. Y sólo 14 millones cuentan con la medicación adecuada. La próxima Conferencia Mundial de SIDA tendrá lugar en 2016 en Durban, Sudáfrica.

er (dpa, epd)

DW recomienda