Conferencia en Berlín: ″El antiziganismo sigue muy extendido″ | Alemania | DW | 07.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Conferencia en Berlín: "El antiziganismo sigue muy extendido"

Los prejuicios negativos contra la etnia romaní forman parte del día a día en Europa. Bajo la presidencia alemana, la OSCE pretende este año comprometerse para buscar soluciones.

Dignidad, respeto y oportunidades justas para poder determinar su propia vida es lo que desean lo romaníes en toda Europa. Sin embargo, la centenaria historia de prejuicios que arrastran provoca que muchos miembros de esta minoría continúen viviendo al margen de la sociedad. Precisamente, la discriminación, el racismo y el odio contra este colectivo fue el foco de una conferencia celebrada en Berlín, organizada bajo el amparo de la presidencia alemana de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en colaboración con representantes de las asociaciones de ciudadanos de etnia romaní.

Antiziganismo en Europa

Michael Roth, secretario del Ministerio alemán de Exteriores, se expresó claramente sobre este tema en la inauguración de la conferencia. “La inclusión no es un camino de dirección única”, manifestó ante los 130 participantes, “y el antiziganismo no es un problema del pasado, sino que aún sigue muy extendido en Europa”. Roth recordó uno de los capítulos más difíciles en cuanto a la discriminación contra los sintis y los romaníes, la barbarie de los asesinatos en la época del nacionalsocialismo. Por eso, Alemania tiene una responsabilidad especial y seguirá comprometiéndose por los derechos de esta minoría al frente de la OSCE. “Nuestra sociedad de mayorías tiene que cambiar para que así terminen los prejuicios contra una de las minorías más grandes de Europa”, advirtió Roth.

Leyes que no se aplican

Pese a los esfuerzos de los últimos años, la conclusión de la OSCE sobre la situación de esta minoría es bastante desilusionante. Sobre todo, en países del Este y el Sur de Europa, donde existen informes referentes a la violencia contra los romaníes. Además, actualmente se usa a esta minoría para atizar el debate sobre los refugiados. “Si se rompen las reglas acordadas por todos los miembros de la OSCE, debería haber consecuencias”, explica Michael Georg Link, director de la oficina de la OSCE para Instituciones Democráticas y Derechos Humanos.

Monumento a la víctimas romaníes del nacionalsocialismo.

Monumento a la víctimas romaníes del nacionalsocialismo.

En entrevista con DW, Link explicó que la situación legal en países como Hungría, Eslovaquia, República Checa o Rumania mejoró a consecuencia de la entrada en la UE. “El problema es su aplicación”, apuntó. Frecuentemente, estas leyes antidiscriminación no se aplican en la realidad. Por ejemplo, en Hungría, donde en algunos municipios del norte del país todavía hay alcaldes que predican a favor “una ciudad libre de gitanos”, explica Link.

Para la OSCE, esta situación es también preocupante en el oeste de los Balcanes. Aunque se hayan conseguido mejoras legales con la asesoría de la OSCE y los preparativos para entrar en Europa, “en la práctica estos países siguen muy atrasados en ese sentido”, matiza Link a DW.

Por su parte, el secretario general del Consejo Europeo, Thorbjörn Jagland, pidió tolerancia cero y más vigilancia contra el antiziganismo. “Muchas veces se ignora la discriminación y muchos países aún no tienen las leyes necesarias para luchar y castigar el antiziganismo”, dijo Jagland. También el presidente del Consejo Central de los Gitanos en Alemania, Romani Rose, exigió una mayor lucha contra el antiziganismo. Además es necesario salir del papel de víctimas para participar en el centro de la sociedad, sobre todo en vista de la actual crisis de los refugiados y el debate sobre la llamada “migración por la pobreza”, aclaró a DW: “En Europa estamos ante una nueva crisis y se ha vuelto a buscar chivos expiatorios para hacerles responsables de los problemas”. Muchas veces se culpa a los miembros de la etnia romaní del sudeste de Europa, que vuelven a ser segregados por un nuevo racismo y antiziganismo. Un comportamiento que ya se conoce de otros capítulos de la historia. “Cuando un país europeo entra en crisis, siempre se busca a nuestra minoría o a los judíos como chivos expiatorios”, afirmó Rose a DW.

Todos los participantes en la conferencia coincidieron en subrayar la necesidad de seguir desarrollando iniciativas y estrategias para combatir los prejuicios sistemáticos contra los sintis y romaníes. También consideraron necesario reaccionar contra el antiziganismo en la sociedad, en los medios de cmunicación y en el discurso político. La discriminación, el racismo y el avance del extremismo de derecha es una amenaza para la democracia y para los Estados de derecho en Europa.

DW recomienda