¿Conexión Toulouse-Pakistán? | El Mundo | DW | 27.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

¿Conexión Toulouse-Pakistán?

Autoridades paquistaníes aseguran que decenas de musulmanes franceses han estado entrenando con talibanes en Pakistán. En Francia se teme que nuevos ataques sucedan a los recientes atentados en Toulouse.

Preparativos para apresar a Mohamed Merah en Toulouse.

Preparativos para apresar a Mohamed Merah en Toulouse.

Las autoridades francesas investigan si Mohamed Merah –el francés de ascendencia argelina acusado de matar a siete personas en el sur de Francia, incluidos tres escolares y un rabino- perteneció a un grupo de musulmanes franceses entrenados por los talibanes paquistaníes.

Merah, de 23 años, quien dijo estar vinculado con Al-Qaeda, resultó muerto en un enfrentamiento a disparos con la policía el pasado jueves (22.03.2012). Según las autoridades francesas, Mohamed Merah había viajado a Afganistán en 2010 y a Pakistán en 2011.

El temor a que Francia sea objeto de nuevos ataques islamistas crece tras revelaciones de la inteligencia paquistaní de que unos 85 franceses han estado entrenando con militantes islamistas durante los últimos tres años, en Waziristán del Norte –región del noroeste de Paquistán, en la frontera con Afganistán.

Entrenamiento en Waziristán

Los talibanes han causado la muerte de miles de paquistaníes como consecuencia, por ejemplo, de atentado suicidas, insisten expertos.

Talibanes han causado la muerte de miles de paquistaníes, insisten expertos.

El domingo pasado, oficiales de los servicios de inteligencia paquistaníes dijeron a la estadounidense agencia de noticias AP, en condición de anonimato, que el grupo de musulmanes franceses operó bajo el nombre “Yihad-e-Islami”, cerca de los pueblos de Miran Shah y Datta Khel, en Waziristán del Norte –considerado el bastión del movimiento talibán paquistaní y de la red islamista radical Haqqani. ambos estrechamente ligados a Al-Qaeda.

De acuerdo con AP, Ahmed Merwat, un militante comandante paquistaní, ha asegurado que Merah estaba afiliado con Yundolá, un grupo radical suní asociado a los talibanes en Waziristán. La afirmación, sin embargo, no ha podido ser verificada.

Nexos con Pakistán, nada nuevo

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, asegura que su gobierno capturará a los extremistas.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, asegura que su gobierno capturará a los extremistas.

Farooq Sulehria, periodista paquistaní radicado en Londres, insistió a Deutsche Welle en que no es el primer caso de islamistas europeos que reciben entrenamiento en ese país. “En el pasado, nacionales suecos fueron acusados de viajar a Pakistán para recibir entrenamiento militar. Y hay incontables ejemplos de británicos”, así que el caso de Merah no sería nada nuevo, señala Sulehria.

“Cada vez que el mundo descubre conexiones paquistaníes a este tipo de incidentes, la imagen del país continúa empeorando”, agrega el periodista, que cree que estas revelaciones podrían afectar las relaciones entre Pakistán y la Unión Europea.

Como sea, Sulehria duda que el gobierno civil paquistaní tenga algún control sobre lo que él llama la “estructura yihadista” en Pakistán, resalta que fue el poderoso brazo militar paquistaní quien se opuso a “demantelar los santuarios talibanes” y hasta se pregunta si el gobierno civil es suficientemente serio como para gobernar por sobre los militantes talibanes.

Para este periodista paquistaní radicado en Londres, la creciente islamización de los países musulmanes juega un importante rol en la radicalización de la juventud musulmana en Occidente. “Este no sólo ha sido el caso para los musulmanes”, destaca. “Cuando el BJP (Bharatiya Janata Party o Partido Popular Indio) llegó al poder en India, la juventud india que residía en occidente también exhibió signos fundamentalistas”.

Asimismo, Sulehria considera responsables a los gobiernos occidentals por el ascenso del fundamentalismo islámico en su región: “Los gobiernos franceses de los años 80, en particular, animaron a los islamistas a actuar libremente en Francia, para tratar de contrarrestar la influencia comunista entre los inmigrantes musulmanes”, argumenta.

Identidades islámicas

Los talibanes tienen apoyo del Ejército paquistaní, asegura experto.

Los talibanes tienen apoyo del Ejército paquistaní, asegura experto.

Adeel Khan, especialista en Educación Islámica, que escribe su doctorado en Antropología Islámica en la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, alerta contra la simplificación de la radicalización islámica

“Hay una serie de factores que deben ser analizados para comprender la afirmación de las identidades islámicas en la esfera pública europea”, dice Khan en  entrevista con Deutsche Welle. “Uno de ellos, es la búsqueda de una identidad universal basada en la religión y costumbres de sus padres, que valga para ubicarse en el predominantemente secular espacio público europeo”.

En segundo lugar, para Khan, está un conflicto generacional según el cual los jóvenes musulmanes de Occidente creen a sus mayores atascados en sus costumbres locales, sin idea del dominio islámico en la ciencia, la religión y las humanidades del Medioevo. “Ellos tienen entonces esta aspiración reaccionaria de afirmar su identidad en una sociedad que los considera a ellos y a su pasado como inadecuados para una Europa moderna”, explica.

“No se pude combatir el extremismo con extremismo”

Demonstrators hold a giant French flag as they attend a march in memory of the victims of Mohamed Merah, in Los franceses marcharon contra el racismo el pasado fin de semana.

Los franceses marcharon contra el racismo el pasado fin de semana.

Noman Benotman, analista de la Quilliam Foundation –un think tank antiextremista con sede en Londres- considera que está en la naturaleza misma de las sociedades democráticas occidentales no permitir que el extremismo sea combatido con más extremismo.

Se trata de “establecer un balance” entre ambos asuntos: combatir el extremismo sin sacrificar, al mismo tiempo, los valores seculares. Lo contrario sería “perder la guerra”, estima Benotman y agrega: “Estos países (occidentales) necesitan conservar estos valores. Es positivo, no negativo”

Autor: Shamil Shams (rml)
Editor: Enrique López

DW recomienda