1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Condenados en Chad por intento de secuestro de niños regresarán a Francia

Los seis franceses de la ONG Arca de Zoé, condenados en Chad a ocho años de trabajos forzados por intento de secuestro de niños, regresarán este domingo a Francia, aunque verdad sobre su caso no está aún del todo clara.

default

Niños chadianos en el orfanato de Abeche.

Entretanto, los defensores de dicha ONG criticaron en Francia la pena aplicada a sus miembros, que consideraron muy dura. Uno de los abogados de los condenados, Gilbert Collard, habló de un "escándalo judicial".

El proceso, que sólo duró unos pocos días, está considerado como una medida para salvar las apariencias en Chad. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, había anunciado tras la detención de los cooperantes que traería de regreso a su país a los franceses, "sea lo que sea que hayan hecho".

Acuerdo bilateral salva a franceses de pena impartida

Arca de Zoé intentó sacar del país en octubre a 103 niños, supuestos huérfanos de Darfur (Sudán), para entregarlos a familias europeas de adopción temporal que habían pagado en algunos casos varios miles de euros. Sin embargo, luego se descubrió que los niños tenían al menos un progenitor vivo y eran chadianos, no sudaneses.

La portavoz de la cancillería francesa Pascale Andreani declinó comentar sobre el veredicto, que condenó a los seis trabajadores a ocho años de trabajos forzados. Andreani dijo empero, que bajo las condiciones de un acuerdo judicial entre ambos países, París solicitaría que los seis miembros del grupo, conocido como el Arca de Zoé, sean repatriados a Francia.

"Francia, después de obtener la aceptación de los miembros del Arca de Zoé y examinando la implementación del acuerdo de cooperación judicial entre Francia y Chad, en particular (el) artículo 29, pedirá a las autoridades de Chad la transferencia de los prisioneros a Francia", dijo Andreani en un comunicado.

Niños no eran huérfanos ni estaban enfermos

Un refugiado sudanés, que trabajó para un grupo de ayuda francés acusado de intentar secuestrar niños en Chad, dijo a una corte que los miembros de la organización le mintieron al ocultar su plan de trasladar a los menores a Europa.

Al ser interrogado por el juez durante el segundo día de juicio, Ibrahim, quien está acusado de encubrir a los franceses, dijo que los miembros del grupo El Arca de Zoé le pidieron buscar niños pobres en las aldeas en la región sudanesa de Darfur.

Además, agregó que los franceses le dijeron que los niños recibirían educación en centros que el grupo dirigiría en la región. "Me engañaron. Me dijeron que iban a permanecer en Adre (al este de Chad) (...) Si hubiera sabido que era para llevarse a los niños a otra parte, no habría estado de acuerdo", dijo Ibrahim.

Poco queda claro tras caso de franceses y niños en Chad

"No les prometimos nada a los aldeanos. Sólo les explicamos el propósito de nuestra asociación, que es ayudar a los niños huérfanos (...) enfermos en la zona de guerra", dijo la coordinadora del grupo francés, Emilie Lelouch.

Los seis, con apariencia más delgada desde que comenzaron una huelga de hambre hace una semana, fueron arrestados en octubre cuando las autoridades chadianas evitaron que hicieran abordar a los niños en un avión con destino a Francia. "Ellos (los miembros del Arca de Zoé) me pidieron si podía buscar niños pobres y (dijeron) que iban a abrir un centro en el que esos menores estudiarían árabe y francés", dijo el sudanés, y agregó que incluso llevó a cuatro niños de su propia familia. El líder del Arca de Zoé, Eric Breteau, rechazó el testimonio de Ibrahim. "Todas estas declaraciones son falsas", dijo ante la corte.

Las investigaciones de funcionarios de la ONU y Chad revelaron que la mayoría de los niños que fueron llevados por el grupo no eran huérfanos ni estaban enfermos. Algunos niños dijeron que les ofrecieron caramelos y galletas para dejar sus casas.

DW recomienda