1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Condena moderada a ex-ejecutivo de Siemens acusado de corrupción

A dos años de prisión condicional y una multa de 108.000 euros fue condenado un ex ejecutivo de Siemens, acusado de sobornar en nombre de la trasnacional alemana al cerrar negocios en el extranjero.

default

El antiguo alto ejecutivo de Siemens, Reinhard S., creyó actuar por el bien de la empresa.

Desde el pasado 26 de mayo había comenzado el proceso en el Tribunal regional de Múnich en medio de un gran interés mediático. Al emitir el fallo los jueces confirmaron que el acusado, Reinhard S., ex-presidente de la sección de telefonía fija de Siemens, es responsable en 49 casos de fraude. Se estima que el ejecutivo malversó unos 53 millones de euros, según palabras del juez Peter Noll. "A alguien que se gana el sueldo ocultando dinero negro no se le puede llamar hombre de honor", dijo el juez.

"La acusación, como pueden ver, se ha confirmado completamente", añadió. Tanto la fiscalía como la defensa aceptaron la sentencia, por lo que el caso queda cerrado. La fiscalía había pedido igual pena pero una multa superior, de 180.000 euros, al considerar probado que

el acusado había armado un sistema de fondos negros en el antiguo departamento de telecomunicaciones de Siemens para conseguir o acelerar contratos.

Buena voluntad del acusado

La fiscalía había dejado claro en su argumentación final que la pena exigida debería haber sido mayor, de unos cuatro años de prisión, pero la redujo porque el acusado cooperó en todo momento con la fiscalía. No en vano, ya el primer día de juicio, el acusado había admitido haber manejado cajas no declaradas para el pago de comisiones a terceros a través de giros a empresas inexistentes o con contratos falsificados.

Reinhard S., de 57 años, reconoció que a través del sistema se hicieron pagos ilegales a clientes en Latinoamérica, África, Asia y el sur de Europa. La fiscalía rebajó su exigencia de condena también porque el ex directivo aseguró haber seguido en todo momento las órdenes de sus jefes, haber sido sólo un mero "prestador de servicios" y haber creído siempre actuar "por el bien de la empresa".

En sus declaraciones, aseguró que sus superiores conocían perfectamente y toleraban el sistema de pagos ilegales existente en Siemens. Por ello, en este caso resulta de particular interés determinar cuántos de los entonces principales ejecutivos de la empresa estaban al tanto del sistema de cajas negras.

La punta del iceberg

La justicia alemana está investigando a unas 300 personas de varios departamentos de la empresa por su presunta implicación en el caso, que resulta ya uno de los mayores escándalos empresariales de Alemania en los últimos años. Según señalaron hoy las autoridades, este mismo año otros dos sospechosos podrían sentarse en el banquillo. Los pagos ilegales en Siemens pueden haber alcanzado una cifra de 1.300 millones de euros destinados a obtener o acelerar contratos fuera de Alemania.

La organización anti-corrupción Transparencia Internacional consideró la condena recibida en el primer proceso como justa. „La consideramos sensata y equilibrada“, dijo el presidente de la sección alemana de la organización, Peter von Blomberg. Tanto los jueces como la fiscalía elogiaron el papel del acusado durante el proceso que cooperó ampliamente.

DW recomienda