1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Condena en Argentina por el accidente de tren en el barrio de Once en 2012

Además del maquinista, reciben penas de cárcel políticos y empresarios responsables del mal estado del servicio. Dos altos cargos del gobierno kirchnerista, entre los 21 condenados.

"Los políticos corruptos saben que desde ahora van a tener sentencia condenatoria", afirmó Paolo Menghini, padre de una las víctimas del accidente de tren que en febrero de 2012 dejó un saldo de 51 muertos y 789 heridos en la terminal ferroviaria del barrio de Once, en Buenos Aires. Familiares de las personas fallecidas en la tragedia asistieron a la lectura del fallo judicial en los tribunales del barrio porteño de Retiro. Saludaron entre lágrimas y aplausos la resolución judicial. "No hay nada que festejar porque es un fallo por la muerte de 51 inocentes", concluyó Menghini ante la prensa a la salida del juicio.

Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime, que dirigieron la Secretaría de Transporte durante parte de los gobiernos kirchneristas, fueron condenados a ocho y seis años de cárcel, respectivamente, por administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública y estrago culposo agravado, determinó el Tribunal Oral Federal Número 2 de la capital argentina. Ambos fueron inhabilitados de forma perpetua para ejercer cargos públicos. En el fallo, el tribunal estableció que Schiavi y Jaime, que ya había sido condenado por recibir dádivas de las empresas de transporte que debía controlar, fueron partícipes necesarios "del delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública".

Empresarios implicados

El empresario de Trenes de Buenos Aires (TBA) Claudio Cirigliano, que tenía la concesión de la línea ferroviaria Sarmiento que colisionó, recibió una pena de nueve años de prisión, mientras que su hermano Roque Cirigliano fue condenado a cinco años de cárcel. El conductor del tren siniestrado, Marco Antonio Córdoba, fue sentenciado a tres años y seis meses de prisión. También fueron condenados otros 16 acusados. Los condenados no irán a prisión hasta que el fallo del tribunal quede firme, aunque el fiscal Fernando Arrigo pidió la detención inmediata de Jaime por el "peligro de fuga", según explicó al canal Tele Noticias, debido a su "poderío económico y contactos en el exterior".

Jaime, de 60 años, ejerció como secretario de Transporte durante todo el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) y durante los primeros dos años de gestión de Cristina Fernández (2007-2015). Su sucesor en la cartera de Transporte fue Schiavi, que renunció pocos días después de la tragedia ferroviaria. El 22 de febrero de 2012 un tren suburbano de la línea Sarmiento no logró frenar al llegar a la terminal del barrio de Once y se estrelló contra los paragolpes de contención de la cabecera del andén.

Los tres primeros vagones se incrustaron uno dentro del otro. Los familiares de las víctimas denunciaron que el choque fue consecuencia del mal estado de los trenes, la falta de medidas de seguridad y de control del Estado, que destina millonarios subsidios al sistema ferroviario. La tragedia ferroviaria de Once forzó un cambio en la política de transporte del gobierno de Fernández de Kirchner. Se nacionalizó la mayoría de las líneas de trenes que recorren el país y se inició una renovación de vagones, vías y sistemas.

LGC (dpa / EFE)


DW recomienda