1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Con flores recuerdan a estudiantes desaparecidos en México

Después de 18 meses los padres de las víctimas de Ayotzinapa siguen luchando por saber la verdad sobre sus hijos, mientras la investigación parece estancada.

Los parientes de las víctimas no aceptan dinero como reparación de daños, sólo piden que la investigación avance.

Los parientes de las víctimas no aceptan dinero como reparación de daños, sólo piden que la investigación avance.

Un año y medio ha pasado de la desaparición y muerte de 43 estudiantes de la localidad de Ayotzinapa, México. Las etapas de investigación, los equipos de expertos y todo lo que se sabe y se oculta del caso está fresco en la memoria de los padres de los jóvenes, que no descansan en su único objetivo: saber qué les ocurrió realmente a sus hijos y dónde están sus cuerpos.

Frente al monumento del presidente Benito Juárez en Ciudad de México, se realizó una manifestación que incluyó la siembra de flores llamadas no me olvides, la manera simbólica que escogieron los parientes de las víctimas para reflotar el caso que aún no se aclara. “Mientras haya gente con dignidad y coraje la resistencia y la llama sigue encendida. Hoy vamos a sembrar 43 plantas símbolo de que la vida está presente y que nada ni nadie nos va a detener para llegar a la verdad y a la justicia”, dijo este sábado (26.03.2016) el vocero de los padres, Felipe de la Cruz.

El segundo mandato del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para llevar a cabo sus análisis culmina en abril, pero De la Cruz pidió al Gobierno mexicano que se prorrogue el periodo para que puedan continuar en el país, porque hasta ahora no se han producido los avances deseados en el caso. En esta segunda etapa, la CIDH ha denunciado fragmentación del expediente, filtración de testimonios, algunos incluso falsos, y fallas judiciales, lo que ha obstaculizado su labor.

Reparación de daños

En un intento por calmar a los padres de los estudiantes, el gobierno mexicano pretende hacer un diagnóstico del impacto de la tragedia de Iguala y así elaborar un plan de atención y reparación integral del daño que será consultado con las víctimas. Sin embargo, el representante los padres de los chicos fue enfático al señalar que “si quieren reparar daños tienen que decirnos lo que pasó ese día y dónde están los jóvenes. Mientras se trate de dinero no vamos a aceptar nada”. De la Cruz agregó que después de 18 meses “no ha habido ni un centímetros de avances”.

La noche del 26 al 27 de septiembre de 2014, los jóvenes fueron perseguidos y secuestrados por policías municipales en Iguala, la versión que entregaron dice que los policías los entregaron a un grupo criminal que, según las declaraciones de algunos detenidos, los mató e incineró en un basurero al confundirlos con miembros de un cártel rival. Sin embargo, esa versión fue desacreditada el año pasado por un grupo interdisciplinario de expertos independientes de la Comisión interamericana de derechos humanos (CIDH), y en febrero por el Equipo argentino de antropología forense.

MN (dpa, efe)

DW recomienda