Computadoras por doquier | Eurodinámica | DW | 29.12.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Eurodinámica

Computadoras por doquier

Las computadoras del futuro serán casi invisibles; tanto, que será imposible reconocerlas, dice el director del Instituto Fraunhofer para Arquitectura Computarizada y Tecnología de Software, Stefan Jähnichen.

default

El científico Stefan Jähnichen, del instituto FIRST.

El investigador piensa que dentro de unos años, los ordenadores serán mucho más pequeños que los actuales.

"Esto obedece a que los elementos de almacenamiento de datos son cada vez más pequeños y eficientes. También los procesadores se vuelven más compactos y eficientes", señala Jähnichen.

En el mundo del mañana, los sistemas integrados jugarán un papel clave: ordenadores que se acoplarán a los objetos que forman parte de nuestra cotidianidad, afirma el científico.Por esto, paso a paso irán perdiéndose de vista.

"Muchos no lo saben cuando compran un auto, pero algunos modelos llevan integradas ya hasta 80 computadoras que jamás vemos. Ellas controlan cuándo frena el auto, cuándo se prenden y se apagan los faros, así como muchos otros procesos en el automóvil."

La computadora como escolta fiel y discreta del ser humano. Para Stefan Jähnichen, no es una visión futurista ni parte de la ciencia ficción: "Pienso que tendremos toda una gama de aparatos que nos acompañarán y que serán tan pequeños, que podremos llevarlos en la bolsa. O quizá acoplados en los lentes."

Flash-Galerie Berlin FIRST Stefan Jähnichen

Los componentes se hacen cada vez más pequeños y eficientes.

Aún no se ha inventado, pero ya está en la lista de deseos de Stefan Jähnichen: las computadoras que harán más intuitiva y lúdica la comunicación entre el ser humano y el ordenador.

“Me gustaría inventar una varita para todo tipo de usos”, dice; es decir, una especie de lapicero con el que bastaría para dirigir todas las cosas a nuestro alrededor.

"Apunto hacia el proyector y lo enciendo. Señalo la dirección y aprieto el botón. Todo es muy intuitivo. O doy una señal, miro hacia la rendija donde entra el aire, y aumento o disminuyo la temperatura de la habitación."

Hombre y máquina, unidos

Encender y apagar, hacer girar en un sentido u otro. Con esta varita mágica podríamos realizar éstas y otras muchas tareas en el año 2030.

"En algún lugar se encontraría un sensor o una cámara instalada que capte hacia dónde señalo, o qué es lo que hago. Además está la voz. Podría indicar si la orden no ha sido comprendida, y para ello no necesitaría ningún teclado. Ni hacer nada más."

Máquinas y seres humanos aún se comunican a través de tales teclados, de ratones para la computadora, o de monitores sensibles al tacto. Así es como intercambiamos comandos e informaciones actualmente.

Pero la época de tales interfaces entre máquinas y humanos llega lentamente a su fin. En el Instituto Fraunhofer para Arquitectura Computarizada y Tecnología de Software hay una sala que nos da una idea de cómo será esta relación en el futuro.

Flash-Galerie Berlin FIRST Stefan Jähnichen

Partes como éstas pasarán a ser piezas de museo.

"Las nuevas interfaces entre computadoras y seres humanos serán mucho más interactivas. No se tratará solamente de transmitir información a la computadora, a base de gestos, sino también de cómo presento los resultados dentro de mi entorno. No puede ser que nos limitemos a un monitor. Habrá reacciones que transformen, por ejemplo, la cantidad de luz en una habitación."

Computadoras ocultas que dirijan nuestro medio ambiente, y que se comuniquen más intensamente entre sí. Computadoras por todas partes, integradas a nuestro entorno y más eficientes que nunca. ¿Hará todo esto más feliz al ser humano del año 2030?

"Todo depende de cómo se desarrollen las cosas. El ser humano ha evolucionado desde hace no sé cuántos miles de años. Naturalmente, en cualquier punto de la historia pudo haberse detenido para preguntarse: ¿me ha hecho más feliz el descubrimiento de los telares?", afirma Stefan Jähnichen.

Finalmente, cada cual decidirá de manera individual. Pero también habrá una respuesta social, dice Jähnichen. Después de todo, él es informático de hueso colorado, y no se puede imaginar un futuro sin computadoras.

"Nuestro planeta se llena cada vez más. Sin el apoyo de los ordenadores no estaríamos en condiciones de alimentar a tantos seres humanos, de mantener limpia el agua que bebemos, ni de producir tanta energía para proporcionarnos calor. Las soluciones a los grandes retos que nos esperan también dependerán de cuán integrada esté la tecnología computarizada a nuestras vidas."

Autor: Richard Fuchs/Enrique López

Editor: José Ospina Valencia

Enlaces externos

Audios y videos sobre el tema