1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Comienzan los desfiles de Carnaval en Alemania

El nuevo inquilino en la Casa Blanca, Donald Trump, está siendo este año el personaje más parodiado del Carnaval germano.

Desafiando un cielo gris y frescas temperaturas se puso hoy (27.02.2017) en marcha en la ciudad de Colonia el desfile más famoso de Carnaval de Alemania. Más de 10.000 personas acompañan a las carrozas que este año se mofan entre otros del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, y de la candidata ultraderechista a las elecciones francesas Marine Le Pen, y desde las cuales serán arrojadas unas 300 toneladas de caramelos y chocolates.

El desfile al que se espera la asistencia de más de un millón de personas –el año pasado se calcularon cerca de 1,5 millones de visitantes– se celebra en medio de estrictas medidas de seguridad. Al igual que en los otros dos bastiones de Carnaval de Alemania, Maguncia y Düsseldorf, en Colonia se prohibió el ingreso al casco céntrico de camiones para evitar atentados como el perpetrado con un camión en un mercado navideño en Berlín en diciembre.

Asimismo, han sido apostados numerosos agentes de policía en todo el trayecto del desfile. Las principales arterias de la ciudad del oeste alemán fueron bloqueadas con patrulleros y camiones lanzaaguas.

Una costumbre medieval

Los desfiles de Carnaval en Alemania tienen su origen en unas marchas con máscaras que se celebraban en el medioevo o incluso en tiempos paganos y que tenían inicialmente por fin ahuyentar a espíritus malos y al invierno.

Rosenmontag am Rhein - Köln (picture-alliance/dpa/R. Vennenbernd)

Un ciudadano de Colonia vestido como la ministra federal de Defensa, Ursula von der Leyen

Ver el video 05:12

Ser "Tanzmariechen" en el Carnaval de Colonia

Las grandes figuras que coronan las carrozas de hoy en día se impusieron después de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). A través de los muñecos se abordan temas de actualidad en clave de humor como la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos. Pese a ser una costumbre muy arraigada, hubo años en los que se suspendieron los desfiles, como ocurrió en 1991 por la Guerra del Golfo Pérsico, pero también por la crisis económica mundial o por mal tiempo como el año pasado, cuando Düsseldorf y Maguncia se quedaron sin desfile debido a las tormentas.

FEW (dpa, epd)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema