1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Comentario: el referéndum como arma a esgrimir en las negociaciones

Los griegos han votado y la mayoría decidió en contra de los objetivos de ahorro de la zona euro y el FMI. El Gobierno está tratando de sacar un indebido provecho de este resultado, opina Spiros Moskovou.

Una mayoría de votantes griegos rechazó las recientes propuestas de austeridad y reforma de los acreedores internacionales en el referéndum del domingo. Sin embargo, dado que estas propuestas ya no están sobre la mesa por la ruptura de las negociaciones hace nueve días, la interpretación de este resultado es libre.

La mayoría de la población rechaza medidas adicionales para consolidar y adaptar las finanzas griegas a las reglas de la zona euro. En esto coincide con las tácticas y la política del Gobierno de Tsipras. El gobierno de coalición populista de Atenas ha negociado, quisiera o no, durante cinco meses y sólo recientemente abandonó la mesa de negociaciones.

Moskovou Spiros Kommentarbild App

Spiros Moskovou, de la redacción griega de Deutsche Welle.

¿Se debe primero, por tanto, rendir tributo a la democracia griega y, después, reintroducir eldracma? La situación, por desgracia, es más compleja. Se pudieron ver muchas aglomeraciones en Atenas el domingo… pero la gente no hacía cola delante de los centros de votación, sino delante de los cajeros automáticos. La gente intenta sacar dinero todos los días, sobre todo a medianoche. A pesar de que Syriza movilizó todos los recursos posibles, incluyendo a la minoría turca de Tracia, sólo un 60% de los votantes griegos participó en el referéndum. Muchos están hartos de los políticos de su país y se preocupan simplemente por sobrevivir.

Tsipras afila las armas

Sin embargo, el gobierno de Tsipras celebra el "no rotundo" y se muestra optimista al mismo tiempo. En 48 horas Atenas lograría un acuerdo con los prestamistas, proclamaba hace unos días. El domingo por la noche se hizo más tangible el nuevo arma que el equipo de Tsipras pretende utilizar en las negociaciones: el resultado del referéndum. Eso a pesar del informe del FMI del jueves, según el cual la deuda griega no es sostenible y el país necesita una ampliación de los préstamos y una quita, es decir, un recorte de la deuda.

En el caso de que los acreedores no se dejenimpresionar por todo esto, Atenas puso en marcha una medida concreta este domingo; el Gobierno ha bloqueado el efectivo depositado en los bancos, calculado en unos diez mil millones de euros. El objetivo es comprobar si ese dinero se ha acumulado mediante la evasión de impuestos. ¡Que los dioses protejan al pueblo griego de sus políticos!