Comentario: ¿Carrera, niños y cocina? | Sociedad | DW | 16.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Comentario: ¿Carrera, niños y cocina?

Empresas estadounidenses de las comunicaciones ayudan a sus empleadas a planificar su familia: para que no queden embarazadas muy jóvenes, la firma financia la conservación de sus óvulos. Naomi Conrad es escéptica.

La idea es, a primera vista, lógica, y hasta elegante: un embarazo saca - por largo tiempo - de la vida laboral a una mujer bien cualificada, en la que la empresa ha invertido. Una vez nacido el bebé, su atención la obliga a perderse eventos y viajes, por ejemplo, en los que también se generan e intercambian ideas y se teje la red de contactos importantes para la empresa, que no puede aprovechar a su empleadas.

Primero la carrera, luego los hijos

Ya Facebook lo hace y Apple la seguirá en 2015: pagarle a las jóvenes trabajadoras la conservación de óvulos para una posterior eventualidad. Según el canal NBC, estas dos empresas asumen costos hasta de 20.000 dólares por la extracción y congelación de óvulos.

Los impulsores de la idea consideran que las mujeres pueden quedar embarazadas más tarde, cuando ya hayan escalado posiciones más atractivas y seguras. A partir de los 30 años de edad, la fertilidad femenina cae rápidamente, pero la mujer que mantiene óvulos en conservación, puede tener hijos más tarde.

¿Puro engaño o un fantástico plan?

Pero ¿no hay acaso más tarde también viajes de trabajo, horas extras y citas de negocios fuera de los horarios ordinarios? ¿No se pospone con la congelación de óvulos un problema que se puede resolver de fondo en el momento que llegue? El de cómo combinar de forma ideal carrera e hijos, sin prescindir de ninguno de los dos.

La protección parental que ofrecen Apple y Facebook es una excepción en Estados Unidos. Solo pocas firmas mantienen kindergarten en sus empresas y pagan una bonificación a los padres por el tiempo que necesitan atender a sus recién nacidos. Mientras en Alemania la ley concede el derecho a las embarazadas a no trabajar 6 semanas antes y 8, o más semanas después del parto, en Estados Unidos no existe esta protección.

Y ahora se les ofrece ayuda a las mujeres para congelar sus óvulos. Las comunicaciones, un sector dominado por los hombres, quiere aparecer atractivo vendiendo la idea de que allí sí se puede hacer carrera y tener hijos, una ventaja que, en realidad, no ofrece.

La verdadera compatibilidad entre hijos y carrera no está en posponer la creación de una familia, sino en contratos de trabajo flexibles, pero fijos. Contratos de trabajo que le concedan a las mujeres la libertad de planificar a largo plazo sus vidas, en vez de mantener a las jóvenes empleadas colgadas de contratos anuales.

Naomi Conrad

Naomi Conrad

La verdadera compatibilidad entre hijos y carrera radica en una cultura empresarial en las que las horas extras y las citas fuera de los horarios regulares sean la excepción. En vez de ofrecer congelamiento de óvulos las empresas debieran construir una vasta red de jardines infantiles y promover la atención de los niños por parte de las parejas de las mujeres empleadas.

Por lo demás, también en Alemania se necesita mejorar la base jurídica que permita, a mujeres y hombres, combinar carrera con hijos. De lo contrario, serán las empresas las que dirijan la planificación familiar de sus trabajadoras, “para más tarde”. O sea, ¿para cuando las mujeres ya no posean todas las energías y no sean tan atractivas para el creativo sector IT? Luego, las mujeres se pueden quedar en casa y cuidar de sus hijos. Definitivamente, ¿o?