1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Colombia: la adopción homoparental

La Corte Constitucional de Colombia acaba de fallar que "las parejas del mismo sexo solo pueden adoptar un hijo biológico de su compañero o compañera permanente". DW habló al respecto con dos expertos colombianos.

default

Familia Leiderman-Botero

La Corte Constitucional de Colombia puso por ahora un punto a un debate de semanas en Colombia acerca de la posibilidad de ampliación del derecho de adopción por parte de parejas homosexuales. En la noche del miércoles (19.02.2015) comunicó a través de Twitter que sólo podrán hacerlo "cuando la solicitud recaiga en el hijo biológico de su compañero o compañera permanente".

En agosto del año pasado, la Corte ya se había pronunciado favorablemente a la adopción solicitada por una pareja de lesbianas. En ese caso, la colombiana Verónica Botero logró adoptar a la hija natural de la alemana Ana Leiderman, su pareja desde hace 10 años. Eso y no más es lo que reafirmó ahora la nueva sentencia emitida el miércoles. Sigue faltando, sin embargo, un fallo respecto a la adopción para todas las parejas sin ninguna restricción. En ese sentido, la sentencia no representa nada nuevo: las restricciones siguen vigentes y el debate continúa abierto.

DEUTSCHE WELLE habló con Mauricio Albarracín y Germán Humberto Rincón Perfetti, dos expertos en la materia, sobre el fallo, un eventual referendo y la discusión sobre el tema en la sociedad colombiana.

¿Cómo ve usted la reciente decisión de la Corte Constitucional con respecto a la adopción por parte de parejas de homosexuales?

Mauricio Albarracín: La Corte consolidó un derecho: el derecho de adoptar los hijos biológicos de la pareja. Pero al mismo tiempo la Corte creó, por lo que dio a conocer hasta ahora, una discriminación entre hijos adoptados e hijos biológicos. Según nuestra Constitución, esa discriminación no está permitida, no se pueden discriminar los hijos por la forma de parentesco. Que la Corte no autorice la adopción de hijos no biológicos es una contradicción. Las parejas del mismo sexo pueden adoptar un hijo biológico, pero no un niño que está abandonado. Es una decisión por la que se consolidan derechos, pero al mismo tiempo se agudizan discriminaciones entre distintas formas de familia.

Germán Humberto Rincón Perfetti: Esta decisión es un espejo de otra anterior de la misma Corte (agosto de 2014) por la cual a Ana Leiderman y Verónica Botero (de la cual soy el abogado) se les permitió adoptar a su hija biológica; no fue ni un avance, ni un retroceso en términos de realidad.

La senadora del Partido Liberal Viviane Morales recolecta firmas para llevar el tema a referendo. ¿Se llevará a cabo?

Albarracín: Un referendo sería completamente inconstitucional. En esta país nunca se ha hecho ningún referendo para negarle derechos a una minoría. Además sería un referendo completamente ilegítimo. Es un referendo que está siendo organizado por una senadora de una Iglesia cristiana. Además, la senadora debería hacer transparente de dónde vienen los recursos para impulsar el referendo, si provienen de alguna Iglesia en particular. Es muy importante, porque no se puede permitir que minorías bien financiadas y organizadas ataquen derechos de otras minorías.

Rincón Perfetti: La senadora cristiana Viviane Morales ha comenzado un proceso de recolección de firmas, pero es inconstitucional. Una democracia se mide por el respeto y reconocimiento de todas las minorías (políticas, raciales, étnicas, sexuales, etc.). Cuando una mayoría pretende aplastar a una minoría -en este caso, una minoría religiosa quiere aplastar a una minoría sexual-, se presentarán los mecanismos legales para que la justicia decrete inconstitucional esa propuesta. Es un tema de fundamentalismo religioso maquillado de constitucional a favor de niños y niñas.

¿Entre quienes toman decisiones en Colombia respecto a la adopción por parte de parejas homosexuales, quiénes están a favor y quiénes están en contra?

Albarracín: Todas las universidades del país, públicas y privadas, están a favor de la adopción. Excepto una, la Universidad de La Sabana, que en un debate que hubo dijo que los homosexuales eran unos enfermos. El Gobierno, el Ministerio de Justicia, el Ministro del Interior, la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía General de la Nación, es decir, la mayoría de los poderes institucionales, están a favor de la adopción. Una excepción a nivel institucional es el Procurador General. También los grupos religiosos fundamentalistas que están en alguna posición de poder. A nivel político, a favor están personas de diversas posiciones políticas, liberales, de izquierda, de centro, con matices ideológicos amplios. En contra, los grupos fundamentalistas religiosos.

Rincón Perfetti: A favor las personas garantes de los derechos humanos, las sociedades científicas y la academia. En contra: solo una universidad de corte católico -Opus Dei- presentó un concepto negativo a la Corte y despertó tanta polémica por absurdo que tuvieron que pedirle a la Corte no tenerlo en cuenta y disculpas públicas. Está en contra el bloque religioso conformado por religiones de corte cristiano, entre ellas la católica. El debate a nivel de la sociedad es, por otra parte, impresionante. Estamos en una sociedad que está preparada para la adopción. No creo que haya una abrumadora mayoría en contra.

Uno de los temores que esgrimen quienes se oponen a la adopción por parte de homosexuales es que los adoptados tengan conflictos internos en relación con su propia identidad sexual. ¿Qué experiencia se tiene en Colombia al respecto?

Albarracín: Científicamente esta comprobado que la orientación sexual no es algo que se transmita de padres a hijos automáticamente ni mucho menos. Con los hijos de parejas homosexuales ocurre como con los hijos de parejas heterosexuales, es decir, cada uno toma sus propias decisiones. Hay dos prejuicios: que la homosexualidad es contagiosa y que es algo malo. Pero ser homosexual es algo tan legítimo y válido como ser heterosexual.

Rincón Perfetti: Mi padre y mi madre eran heterosexuales y yo soy un hombre homosexual. La orientación sexual de las personas no se toma del modelo paterno-materno. En segundo lugar: la Organización Mundial de la Salud considera que la homosexualidad no requiere de tratamiento por ser "normal" y si eventualmente un niño o niña llegase a ser lesbiana o gay será tan normal como sus padres o madres.

Mauricio Albarracín es director ejecutivo de la ONG Colombia Diversa, con sede en Bogotá. La organización promueve la plena inclusión, el respeto de la integralidad de los derechos, el reconocimiento y la movilización de Lesbianas, Gay, Bisexuales y personas Trans (LGBT) en los ámbitos económico, social, político y cultural.

Germán Humberto Rincón Perfetti es miembro del estudio jurídico Rincón Perfetti, conformado por profesionales en derecho orientados a a satisfacer las necesidades de la comunidad en general en el área de los servicios jurídicos, con particular foco en los derechos de las minorías sexuales.