Colón, el antihéroe | Cine | DW | 24.02.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cine

Colón, el antihéroe

El largometraje “También la lluvia”, de la directora española Iciar Bollaín ganó el premio del público en la reciente Berlinale.

default

Fotograma de "También la lluvia".

“También la lluvia” es una película dentro de otra película. El conocido actor mexicano Gael García Bernal interpreta a un director de cine que se interna en la jungla boliviana con su equipo fílmico para rodar una cinta centrada en la conquista de América. Su propósito será desmitificar la ensalzada figura de Colón y denunciar a un conquistador inescrupuloso que puso en marcha la explotación de los indígenas y la caza de esclavos. Sin embargo no será nada fácil debido a las revueltas sociales que involucran a los actores interpretados por los mismos aborígenes de la zona. Un pasado y un presente que se mezclan, pero donde la represión es al parecer la misma de siempre. Deutsche Welle conversó con el guionista de “También la Lluvia” Paul Laverty.

DW-World:¿Qué ha significado para usted haber ganado el premio del público de la Berlinale?

Paul Laverty: Para mí fue una gran ilusión y algo muy bonito el haber ganado este premio. No deja de ser impresionante cuando 23 mil personas han votado sobre un total de 53 películas y resultas ser el ganador.

Flash-Galerie Szene aus Tambien la lluvia

Fotograma de "También la lluvia":una película dentro de otra película.

¿Qué relación mantiene con el cine español siendo usted de origen escocés?

Yo vivo en España y obviamente me interesa mucho el cine español, aunque ahora con tres niños no me queda mucho tiempo para ver tanta película. Llevo casi 10 años viviendo en España pero trabajo mucho en Gran Bretaña para el maravilloso director de cine inglés Ken Loach .

¿Por qué una película sobre el mito de Cristóbal Colón con indígenas provenientes de Bolivia?

Obviamente Colón no se fue a conquistar Bolivia. A mí me fascinó la figura de Colón que conocí gracias a mi estrecha amistad con el brillante historiador estadounidense Howard Zinn. Él escribió el libro A People's History of the United States donde narra en su primer capítulo la llegada de Colón a América Latina. Sin embargo no toma el punto de vista de Colón, el héroe, sino de Colón el ambicioso, esclavista, represor de indios, y obsesionado por el oro. En todo caso lo que me interesó más de su libro fue la resistencia de la población indígena en América Latina, que generalmente es omitida en la versión oficial de la historia. Además me llamó la atención lo que sucedió el año 2000 en Cochabamba, Bolivia durante la llamada Guerra del Agua boliviana. Aquí el pueblo se sublevó contra el Gobierno y el ejército ya que se abría la posibilidad de privatizar para un monopolio privado todo el agua de una región. En la historia del presente de “También la lluvia” ya no se luchaba por el oro, sino por el derecho a tener agua y contra el alza de precios.

Me parece que ha cambiado muy poco la historia en estos 500 años porque el pueblo indígena, que fue explotado anteriormente por los conquistadores tiene que seguir luchando en la actualidad por la defensa de sus derechos.

Flash-Galerie Szene aus Tambien la lluvia

Paul Laberty (guionista, izq.) e Iciar Bollarín (directora) de "También la lluvia".

¿Entonces hay una intención política o social dentro del film al mostrar la situación actual de explotación y abuso de los indígenas?

Por supuesto que sí. Una nación que privatiza un recurso básico y obliga a ciudadanos que apenas ganan 70 dólares mensuales a que paguen 20 dólares al mes por su agua es un robo.

El abuso de la población indígena en la actualidad es sin duda más sofisticado, porque aunque ya no se use la fuerza bruta de antaño, existe la fuerza de la presión de un Fondo Monetario Internacional que logra presionar a un gobierno corrupto para privatizar un elemento esencial para la vida humana.

Iciar Bollaín realizó una película compleja de gran envergadura con 4.000 extras, de ellos 300 indígenas, un equipo de 130 personas y más de 70 locaciones

¿Se logró en la pantalla lo que usted había propuesto en el guión?

Es mucho más fácil escribir una película que llevarla a la realidad porque la realidad es sin duda más compleja. No fue nada fácil el rodaje en una lluviosa y calurosa jungla llena de mosquitos y bichos, así como rodar las escenas del levantamiento indígena en las calles de Cochabamba.

Implica un gran esfuerzo hacer una película con tantos extras porque se invierte mucho tiempo en el rodaje. Sin embargo contamos en Bolivia con la cooperación de un equipo humano magnífico. Incluso los extras en la película eran los mismos ciudadanos que participaron en la Guerra del Agua del año 2000. Yo estoy muy agradecido con el pueblo boliviano que ha compartido sus experiencias con nosotros

¿Cómo fue la experiencia de trabajar con su esposa, Iciar Bollaín?

Ella es una directora muy talentosa y corajuda por atreverse a realizar un proyecto de este calibre. Se necesita sin duda mucha energía y un excelente equipo. Hubo en todo caso mucha colaboración y un espíritu muy bonito durante el rodaje.

Autor: Pamela Schulz

Editor: Pablo Kummetz



DW recomienda