1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Coalición reanuda bombardeos sobre Yemen

Las fuerzas lideradas por Arabia Saudita volvieron a embestir a las fuerzas rebeldes. ONU apoyará diálogo de paz una vez que se detengan los combates.

Naciones Unidas reiteró este lunes (18.05.2015) que tiene previsto impulsar una conferencia de paz para terminar con el conflicto en Yemen, pero es una precondición para ello el cese de los combates. El portavoz Farhan Haq lamentó que la pausa humanitaria de cinco días que terminó el domingo no se haya extendido. “Queremos que los combates se detengan y luego podremos dedicarnos a organizar e invitar gente a una conferencia”, apuntó el vocero.

El domingo, el enviado especial de la ONU para Yemen, Ismail Uld al Sheij Ahmed, había hecho un llamado a las partes para renovar el alto el fuego por otros cinco días y dialogar para alcanzar un acuerdo entre los rebeldes hutíes y las fuerzas leales al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi. Arabia Saudita también expresó su apoyo a la opción de frenar las hostilidades, que ya han dejado unos 1.800 muertos.

El portavoz de las Fuerzas Armadas yemeníes, general Sharaf Luqman, leal a los hutíes, se pronunció a favor de esta opción. “Nosotros tratamos positivamente con cualquier iniciativa que cese la agresión contra el pueblo yemení. Por nuestra responsabilidad patriótica y ética hacia nuestra gente, damos la bienvenida al llamamiento del enviado de la ONU”, subrayó el alto mando, que también pidió el cese del bloqueo marítimo y aéreo impuesto sobre Yemen.

Violación del acuerdo

Aunque fue posible entregar ayuda humanitaria a miles de yemeníes gracias al alto el fuego, éste fue violado por las partes, que se acusan mutuamente de incumplir el compromiso. Debido a ello, la coalición liderada por Arabia Saudita, que afirma que los hutíes ponen en riesgo la paz en Yemen, reinició sus bombardeos sobre posiciones de los insurgentes en Al Awlaban y Al Arish, en el sur del país, así como en Saada, en el norte.

El presidente Abed Rabbo Mansur Hadi huyó a Arabia Saudita, mientras las milicias locales fieles a Hadi están resistiendo los avances de los rebeldes chiitas con ayuda de la coalición árabe, que bombardea desde finales de marzo las posiciones de los hutíes. El alto el fuego se acordó después de que varias organizaciones advirtiesen que el país se enfrentaba a una catástrofe humanitaria, pues 16 de los 25 millones de habitantes necesitaban agua y asistencia sanitaria.

DZC (EFE, Reuters, dpa)