1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Clinton y Trump apuran campaña electoral en EE.UU.

Ambos candidatos visitaron Michigan para animar a sus seguidores a votar. Mientras, el Gobierno anunció que vigilará las elecciones para garantizar el libre ejercicio del derecho al voto, particularmente de las minorías.

La campaña para la presidencia de Estados Unidos terminó el lunes (07.11.2016) en el mismo tono agresivo con el que empezó, con el candidato republicano Donald Trump calificando a Hillary Clinton de "mentirosa" y la demócrata acusando a su rival de dividir el país.

Los dos candidatos animaron a sus seguidores a votar el martes. Mientras que la ex primera dama y ex secretaria de Estado trató de sumar respaldo de los latinos, los afroamericanos y los jóvenes en varios estados, su rival republicano intentó seducir a la clase media decepcionada por lo que él califica como el abandono de la clase política tradicional.

La mayoría de analistas políticos aseguran que tras el impulso obtenido por la campaña de Clinton el domingo, cuando el FBI anunció de forma inesperada que no se presentarán cargos criminales en la investigación por el uso de correos electrónicos cuando era secretaria de Estado, sus probabilidades de resultar elegida presidente han aumentado considerablemente.

Las encuestas indican un resultado incierto en Michigan, un estado que los demócratas pensaban ganar, por lo que los dos candidatos llegaron hasta ahí a sumar respaldo. Pensilvania, otro territorio en disputa, también era clave para las campañas. Clinton recibió un espaldarazo del presidente Barack Obama, quien habló en la Universidad de Michigan. Allí instó a quienes lo votaron en 2008 y 2012 a hacer lo mismo por la candidata demócrata.

Clinton, quien busca ser la primera presidenta de Estados Unidos, superaba a Trump por 4 puntos porcentuales, de acuerdo a sondeos separados de Fox News y CBS News publicados el lunes.

Gobierno vigilará votaciones en 28 estados

El Gobierno estadounidense anunció el lunes (07.11.2016) que vigilará con especial atención el desarrollo de las elecciones en un total de 67 distritos electorales de 28 de los 50 estados del país con el fin de garantizar el libre ejercicio del derecho al voto, particularmente de las minorías.

En un comunicado, el Departamento de Justicia explicó que su División de Derechos Civiles planea desplegar a más de 500 personas en esas 67 jurisdicciones para garantizar la buena marcha de las votaciones. Agregó que aunque los gobiernos estatales y locales tienen la responsabilidad "primordial" de administrar las elecciones, la División de Derechos Civiles será la encargada de hacer cumplir las leyes federales de derechos de voto que protegen los derechos de todos los ciudadanos a acceder a las urnas.

"Las quejas relacionadas con la violencia, las amenazas de violencia o la intimidación en un lugar de votación se deben presentar inmediatamente a las autoridades policiales (...) y también se pueden denunciar al Departamento de Justicia", resaltó esta entidad en un comunicado.

"El mismo día de las elecciones, los abogados de la Sección de Votación de la División de Derechos Civiles contarán con una línea directa a partir de las primeras horas de la mañana, y tal como hemos enviado a los observadores electorales en elecciones anteriores, seguiremos con un sólido programa de monitoreo electoral", aseguró por su parte la fiscal general, Loretta Lynch.

El estado en el que habrá más distritos electorales bajo vigilancia es Connecticut, con siete, seguidos por Carolina del Norte y Florida, con cinco, y Alaska con cuatro. Los estados con tres circunscripciones bajo vigilancia serán Texas, Ohio, Pensilvania, Nueva York, Michigan, Georgia y California.

El Departamento recopilará información sobre, entre otras cosas, si se le exige a los votantes mostrar un carné de identidad o si se les somete a procedimientos discriminatorios por su raza, color de piel o pertenencia a un grupo minoritario de idiomas. Además, las denuncias de fraude electoral serán procesadas por las 94 oficinas de la Fiscalía federal existentes en todo el país, agregó el comunicado oficial.

JC (EFE, Reuters)



DW recomienda