Clérigo chiita iraquí pide que Al Maliki no sea candidato | El Mundo | DW | 06.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Clérigo chiita iraquí pide que Al Maliki no sea candidato

Muqtada al Sadr recomendó a la alianza gobernante presentar “otro aspirante a la jefatura del Gobierno”. El actual primer ministro se niega a dejar el poder.

Mientras los políticos iraquíes no salen del punto muerto en el que se encuentra la formación de un nuevo gobierno, el clérigo musulmán chiita Muqtada al Sadr (en la foto) dijo este domingo (06.07.2014) que la coalición oficialista debería buscar otro candidato para reemplazar al primer ministro Nuri al Maliki (que lleva dos períodos en el cargo), e incluso insinuó que un paso al costado de éste sería “bienvenido”.

Al Sadr se suma así a la presión que se ha ejercido desde distintos frentes, tanto iraquíes como extranjeros, para conseguir que Al Maliki deje su puesto, en medio de una crisis por los avances del Estado Islámico de Irak y Siria (EIIS) en el norte y oeste del país. Para el clérigo, Al Maliki “se ha involucrado a él mismo y a nosotros en largas disputas de seguridad y en grandes crisis políticas”.

“Es necesario demostrar el espíritu nacional y paternal al apuntar a un objetivo mayor y más amplio en individuos y bloques y con eso quiero decir cambiar a los candidatos. Sigo convencido de que los hermanos en la coalición Estado de Ley deben presentar al candidato a primer ministro, debido a que es el mayor bloque dentro de la Alianza Nacional”, dijo Al Sadr, quien ganó influencia política durante la ocupación de Estados Unidos.

Bofetada política a Al Maliki

El mensaje de Al Sadr es una bofetada para el primer ministro, pues le quita piso político a él personalmente al tiempo que mantiene su respaldo a la coalición Estado de Ley, el mayor grupo dentro del bloque chiita Alianza Nacional. Incluso los grupos rivales de Estado de Ley ya han asegurado que “estamos bien con cualquier candidato mientras no sea Al Maliki”. Los opositores acusan al primer ministro de fomentar la crisis y las divisiones dentro del país.

Mientras las disputas políticas siguen en Bagdad, en otras zonas del país arrecian los combates entre los insurgentes sunitas y el Ejército. A las luchas en Tikrit, donde las Fuerzas Armadas han sido incapaces de derrotar al EIIS, se sumaron enfrentamientos en Biyi, donde las tropas leales al gobierno siguen en posesión de la mayor refinería de petróleo del país. En los choques, el Ejército se atribuye la muerte de al menos 115 rebeldes y el haber repelido un ataque a una base aérea al norte de Tikrit.

DZC (dpa, EFE, Reuters)