Cine latino en Dortmund y Colonia | Cine | DW | 21.04.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cine

Cine latino en Dortmund y Colonia

México y Brasil participan en el Internationale Frauenfilmfestival (IFFF), festival internacional de cine femenino cuya edición 2009 comenzó este martes en las ciudades de Dortmund y Colonia.

default

Escena de Juizo, cinta participante en el IFFF.

El origen del festival se remonta a los años 80 y nace de la fusión del festival de cine Feminale y Femme totale. El IFFF, único en su género en Alemania, ofrece la plataforma ideal a mujeres que se desenvueven en todas las etapas de la producción fílmica. Aquí no solamente las directoras son tomadas en cuenta, asimismo camarógrafas y compositoras de música de películas tienen la posibilidad de presentar sus obras.

Entre el 21 y el 26 de April se celebra este festival de cine enfocado al género femenino en las ciudades de Dortmund y Colonia. En total participan 126 películas provenientes de 27 países, con temas como migración, asilados, aislados, prisión, desempleo, huelgas laborales y marginalidad, los cuales interesan a la mayoría de las artistas.

Quizás por ello el certamen se ha concentrado este año en un concepto positivo, concretamente en el tema de la libertad. Yoko Ono intentó en su video Freedom de 1970 hacer pedazos su sostén en el lapso de un minuto.

Sin embargo el concepto libertad va más allá de deshacerse de esta prenda femenina opresora. El festival ofrece una amplia gama de filmes que van desde películas del cine mudo con las primeras sufragistas de 1899 pasando por las directoras europeas de los años 60 que por primera vez tienen derecho a contar sus propias historias.

Las realizadoras nos muestran mujeres que buscan su propio lugar en el mundo pero que están en un continuo conflicto entre el matrimonio y la carrera o entre el amor y la libertad.

Lo importante no es competir

En la sección competencia 8 largometrajes compiten por los suculentos 25.000 euros de premio que ofrece el festival. Lamentablemente ninguno de las participantes es de Latinoamérica o de habla hispana siquiera.

Entre las películas en competencia se encuentran Alle Anderen de la alemana Maren Ade que narra la historia de una pareja que pasa sus vacaciones en Cerdeña pero que en vez de relajarse se estresan mutuamente con preguntas filosóficas. Este filme ganó en la última Berlinale un Oso de plata a la mejor dirección y otro Oso de plata por la brillante actuación de Birgit Minichmayr.

De Estados Unidos compite Wendy y Lucy, una cinta sobre una desempleada que viaja en compañia de su perro a Alaska con la esperanza de conseguir trabajo. Un tema parecido se puede observar en Momy ist at the hairdresser de la directora canadiense Lea Pool.

El relato gira en torno a una periodista que recibe un puesto de trabajo de corresponsal en Londres y decide repentinamente abandonar a sus tres hijos y a su esposo para hacer carrera. El resto de las películas en competencia vienen de la República Checa, Francia, China y Taiwán.

Frauenfilmfestival Filmstill Colour of Olives

Aspecto del laureado documental "El color de los olivos".

Cine con fronteras

Fronterismo se llama la sección de filmes sobre las zonas limítrofes. Aquí participan 8 producciones y destaca México con el documental El color de los olivos realizado por Carolina Rivas ganadora de innumerables premios en Estados Unidos, Rusia, España, Cuba y México.

Este documental denuncia ha recorrido el mundo entero. Ha sido exhibido en las ciudades de Damasco, Montreal, Marsella, Beirut, Berna, Sarajevo, Paris, New Orleans, Londres, Calgary, Helsinski y Dubai por nombrar tan sólo algunos de los 70 festivales de cine en los que estuvo presente.

Esta joya de documental no es en español sino que en árabe y con subtítulos en inglés. Tiene sentido porque la película narra la historia de una modesta familia que vive cerca del muro de Cisjordania que divide Israel y Palestina.

Es una película para reflexionar sobre lo absurdo de las guerras y la discriminación racial, la existencia de los muros y el abuso de poder de soldados hacia los más débiles. Rivas nos invita a entrar en la para nada alegre vida de los Amer, una familia palestina campesina a la cual el Gobierno israelí le ha limitado su libertad de movimento. Claustrofobia y tristeza es lo que se respira en este documental.

Inmigrantes indeseables

Otra producción de México en esta misma categoría es Borderline Disorder de la realizadora Gabriela Monroy que no tiene que ver con el grave trastorno de personalidad homónimo. Monroy se refiere a la frontera que separa Estados Unidos de México.

Para evitar que extranjeros sigan cruzando la frontera el Gobierno de Estados Unidos y México crearon spots publicitarios que advierten de los peligros que se corren al cruzar la linea divisoria.

A partir de este concepto Monroy elaboró algunos antispots irónicos y tragicómicos. En un comercial por ejemplo nos muestra a unos inmigrantes mexicanos que con sólo lo puesto tratan de cruzar la frontera. Acto seguido dos norteamericanos llegan en una moderna camioneta cargados de rifles y dispuestos a empezar la cacería de coyotes.

Sin embargo en este caso no es el animal. Coyote es también el nombre que reciben los traficantes de indocumentados. Así y sin más preámbulos los estadounidenses comienzan a jugar al tiro al blanco con los inmigrantes.

Libertad interna

Innere Freiheit se llama otra de las secciones del festival. Aquí los personajes de las películas deben luchar contra ellos mismos. El documental a Horse ist not a metaphor nos muestra a la directora norteamericana Barbara Hammer a la que se le diagnosticó cáncer de ovarios y que en vez de entregarse a la enfermedad hizo este documental. Ella cabalgó por las montañas de México, llanuras y bosques de innumerables sitios. Finalmente consiguió la deseada salud a través de esta insólita terapia.

Autora: Pamela Schulz

Editor: Enrique López

DW recomienda