1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Ciertas partes de `Entrevista con un caníbal´seguirán prohibidas

`Entrevista con un caníbal´no puede ser publicada en su versión completa; contiene detalles íntimos de los familiares del ingeniero de Rotemburgo. El derecho a la privacidad tiene prioridad sobre la libertad del autor.

default

Los familiares del caníbal de Rotemburgo no desean que se publiquen ciertos pasajes. Y no se publicarán.

Ciertas partes del libro Entrevista con un caníbal siguen estando prohibidas. Así lo decidió un Tribunal de Berlín después de que en ciertos pasajes y fotos del libro se reconocieran familiares del tristemente famoso caníbal de Rotemburgo. En la obra que cuenta su historia se incluyen fragmentos que vulneran el derecho a la privacidad de su familia.

Según el fallo de la corte berlinesa, la identidad de los parientes no está suficientemente velada en la obra que publicó el periodista Günter Stampf. Y por ello la editorial Seeliger Verlag se vio obligada a retirar unas páginas y a oscurecer otras del libro, que apareció en octubre de 2007. Su apelación ante el tribunal, no tuvo el efecto deseado. 150.000 ejemplares se han vendido hasta ahora, sin los pasajes prohibidos.

El juez Michael Mauck declaró que no hay vuelta que darle: la protección de la esfera íntima del individuo tiene prioridad y hay detalles que no deben ser publicados sin consentimiento. Fotos de un álbum familiar, por ejemplo, que no tienen que ver directamente con los hechos no deben ser divulgados.

El antropófago Meiwes

Meiwes, ingeniero de Rotenburgo, buscó por Internet a una persona que estuviera dispuesta a saciar sus ansias antropófágicas. La encontró en otro profesional de parecida edad. De mutuo acuerdo Meiwes lo despojó de sus genitales, se los comió, mató luego a su víctima, la descuartizó y luego congeló los trozos. Todo fue filmado. Dos años después, Meiwes fue sentenciado a cadena perpetua, pues su trastorno sicológico no era tanto como para aducir locura e internarlo en un siquiátrico. El lujo de detalles y la parsimonia con que narró su historia a los tribunales son legendarios.

Klaus Mann

Décadas duró la polémica acerca prohibir o no la obra Mephisto de Klaus Mann

El primer libro prohibido

No es la primera vez que la libertad de expresión se enfrenta al derecho a la privacidad; además, cada país regula las pugnas entre estos dos derechos individuales de manera diferente. En la República Federal de Alemania, el primero y más famosos de este tipo de casos fue la prohibición, en 1971, de Mephisto, de Klaus Mann: la figura del actor Gustav Gründgens se notaba claramente. En la República Democrática Alemana, por el contrario, nunca estuvo prohibido.

Con respecto a la prohibición de ciertas partes del libro sobre el caníbal, la editorial Seeliger declara que insistirá. Desea clarificar si, entonces, este fallo significa que las editoriales no tienen derecho a citar peritajes judiciales. Aducen que la opinión pública tiene derecho a la información. Más aún si es un caso de este calibre; la macabra historia de Armin Meiwes se vende bien...

DW recomienda