1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

China tiene pasado, pero también presente

La conmemoración de los sangrientos hechos que acallaron las protestas estudiantiles en la primavera de 1989 y la política de la China moderna son tema de los columnistas europeos.

default

Gobierno chino se muestra inamovible.

Izwestia, de Moscú: "Los sucesos de hace 20 años influyeron fuertemente en el sistema político chino. El Gobierno tuvo además que entender que en la sociedad hay un gran potencial de protesta.

Por otra parte, Pekín entendió que sin pequeñas reformas políticas no podía avanzar. La sociedad, que se abre a la economía de mercado, no puede aislar totalmente el sistema político porque bajo el término ‘economía de mercado’ también se entienden ciertas libertades.”

Milagro económico chino: admiradores y críticos

Dagens Nyheter, de Copenhagen: "China no ha experimentado un proceso de reforma como muchos otros países comunistas, pero sí se ha desarrollado hacia un poder económico con cifras récord de crecimiento.

El régimen ha utilizado el éxito económico como una prueba de que el aplastamiento de las protestas estudiantiles fue algo correcto. El milagro económico chino tiene admiradores y críticos, tanto en dentro como fuera de China. El empuje económico ha logrado disipar un poco el descontento entre la población.

Pero también las expectativas han crecido. Y entre más moderna sea China, más difícil podría volverse la situación para la dictadura.”

China necesita un sistema de derecho general y unificado

Frankfurter Rundschau, de Fráncfort del Meno: “Hay muchas verdades chinas. Y para reconocerlas hay que sacarse de la cabeza los viejos prejuicios. Veinte años después de los hechos de la Plaza de Tiananmen es hora de pensar en China, no sólo mirando su pasado, sino también su presente.

Con el significado de China como potencia económica y sus consecuencias tienen que contar tres cuartos de la humanidad, hoy más que ayer.

La política de Pekín sigue sus propios intereses, que se pueden calificar de cínicos, al soportar o apoyar regímenes como el de Sudán. China necesita un sistema de derecho general y unificado.

Todo contacto con China debe ser utilizado para evidenciar la represión interna y sobre todo para recordar las esperanzas y metas truncadas por ella. Hablar sólo de negocios no va.”

Autor: JOV/ dpa

Editora: Cristina Papaleo