China realiza pedidos multimillonarios a Francia a cambio de tecnología | Europa | DW | 26.11.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

China realiza pedidos multimillonarios a Francia a cambio de tecnología

China no se había mostrado nunca tan generosa: El gigante asiático marcó hoy con un sello de oro la visita del presidente francés, Nicolas Sarkozy, con la firma de diversos contratos que suman un monto total de 20.000 millones de euros (29.700 millones de dólares), el doble de lo que se llevó a casa el predecesor de Sarkozy, Jacques Chirac, en su visita al país en 2006.

Como estaba previsto, los grandes beneficiarios de los contratos récord fueron la aeronáutica europea Airbus y el grupo atómico Areva.

Pekín aprovechó la operación para propinar un duro golpe al dólar estadounidense: China pagará a Areva 8.000 millones de euros (11.800 millones de dólares) por dos reactores nucleares y el combustible que utilicen. Lo más llamativo de la cifra, sin embargo, es que haya sido calculada en euros, cuando lo normal era que se fijara en dólares. El hecho representa un alejamiento significativo del uso de la moneda estadounidense como moneda de cambio internacional.

Un desplazamiento similar se está desarrollando en el ámbito del petróleo. Expertos monetarios ven con preocupación esta tendencia al abandono del dólar como tipo de referencia: si países como Irán o China comienzan a basar sus negocios en un euro fuerte en detrimento del dólar débil, la moneda comunitaria seguirá encareciéndose al tiempo que los billetes verdes se acumulan en las bodegas de los bancos. La economía exportadora de la eurozona se vería además cada vez más excedida por el incremento de los costos en euros.

Airbus constituye un buen ejemplo de este caso. La aeronáutica intenta con desesperación desplazar su producción, tanto como sea posible, a la 'zona dólar', porque ya se ve incapaz de cubrir los costos pujantes en euros.

Por eso la compañía está basando en China, un país hasta ahora 'dolarizado', la producción de su familia de aviones A320. Con respecto al A350XWB, el avión de largo recorrido del futuro, China participará desde un comienzo en un cinco por ciento de su fabricación. El acuerdo marco firmado hoy representa un paso más en esa dirección.

A medio plazo, China pretende establecer una moderna industria aeronáutica propia. Y Airbus lo sabe. Pero Pekín endulza la transferencia tecnológica por parte europea con pedidos multimillonarios. Así, el país asiático ordenó 110 Airbus valorados en 17.400 millones de dólares, entre los que se encuentran 50 A330, predecesor del A350. 'Creemos que hay un gran potencial de cooperación', dijo el director de la constructora AVIC II, Zhang Hongbiao.

Con todo, el acuerdo comercial más significativo desde el punto de vista estratégico es el cerrado con Areva. China cubrirá su disparada demanda de energía por la vía atómica, y será Francia quien aporte buena parte de los medios necesarios para ello.

Según la World Nuclear Association, China tiene previsto construir 116 reactores nucleares. Areva no sólo proveerá dos reactores de la nueva 'tercera generación', sino también tecnología atómica. Además, la energética francesa EDF participará en la construcción y operativa de las dos nuevas instalaciones, con una capacidad de 1.700 megavatios cada una.

Areva también estudiará junto a la china CNNC la construcción de una central de reprocesamiento y reciclaje de combustible nuclear. Pekín necesita una instalación de este tipo con urgencia si pretende mantener su política nuclear, desde el momento en que las existencias de uranio son limitadas y la oferta en el mercado mundial escasa.

La empresa francesa ya prueba una instalación de este tipo en Estados Unidos. El grupo sigue expandiéndose, con el apoyo de Sarkozy, en todo el mundo y en todos los sectores del negocio atómico.

Recientemente, Areva compró la empresa de exploración de uranio canadiense UraMin por un total de 2.500 millones de dólares. Justo a tiempo para el acuerdo con China: Pekín anunció que comprará un 35 por ciento de la producción de uranio a UraMin. (dpa)