1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

China invertirá casi doscientos mil millones en mejorar internet

Se mejorarán las infraestructuras de comunicación y se ampliarán a zonas rurales. Desde el Ejército advierten de que la red es "un campo de batalla ideológico" utilizado por occidente para socavar el régimen comunista.

El Gobierno chino anunció este miércoles (20.05.2015) una inversión de 1,13 billones de yuanes (182.000 millones de dólares) en los próximos tres años para financiar el plan de aumento de la velocidad de internet, así como su extensión a zonas rurales. Sólo durante este año se gastarán 70.400 millones de dólares, 56.000 millones en 2016 y otros tantos en 2017, según las líneas generales publicadas por el Consejo de Estado, que desarrollan el plan tecnológico aprobado la semana pasada.

El plan nacional de mejora de la red de redes busca aumentar su velocidad y abaratarlas, para lo que el Gobierno pedirá el apoyo de las grandes firmas estatales de telecomunicaciones. También se quiere expandir la red de banda ancha y fibra óptica a 14.000 localidades de áreas rurales del país, además de desarrollar redes móviles 4G de alta velocidad.

Ataques desde internet

El primer ministro chino, Li Keqiang, ha identificado a Internet y a la tecnología como catalizadores vitales para el cambio a una economía centrada en los servicios. Sin embargo, la posición ideológica en torno a la red de redes no está exenta de controversias. Este mismo miércoles el diario oficial del Ejército publica un editorial en el que advierte de que "las fuerzas occidentales hostiles" y los disidentes chinos utilizan internet para la subversión y para atacar al Partido Comunista y dañar la imagen de sus líderes.

"Internet se ha convertido en un campo de batalla ideológico y quien controle esta herramienta ganará la guerra", asegura el editorial, que insiste en que "en internet, si uno no ocupa su propio espacio, otros lo harán". Agrega que el objetivo de esas fuerzas "es confundirnos con 'valores fundamentales', molestarnos con 'democracia constitucional' y eventualmente derribar nuestro país a través de una 'revolución de color", en referencia a la revolución "naranja" en Ucrania.

LGC (EFE / Reuters)