China: escándalo en la cúpula | El Mundo | DW | 11.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

China: escándalo en la cúpula

China endureció la censura en Internet tras las investigaciones por asesinato que salpican a la esposa de Bo Xilai (foto), un destacado dirigentes chino que en marzo cayó en desgracia y fue apartado del poder.

default

Bo Xilai

La búsqueda del nombre de Bo Xilai y de su esposa Gu Kailai, así como de otras palabras consideradas delicadas como "el rey del suroeste", ha sido bloqueada en Weibo, el servicio de mensajes cortos chino que es una versión local de twitter. Los analistas consideran que en esta medida se ve el intento de la cúpula de aplacar el debate sobre lo sucedido.

"No quieren que se desborde", dijo un conocido bloguero chino y experto en Internet, Anti. "Quieren limitar las repercusiones desde el primer día", añadió.

Durante la noche del martes al miércoles se difundió la noticia de las acuciantes sospechas de asesinato contra la esposa del político por la muerte del empresario británico Neil Heywood, que formaba parte del círculo más cercano de la familia de Bo Xilai. Ello desató en Internet y en círculos de observadores políticos una oleada de conmoción.

El Partido Comunista insta a la unidad

El Partido Comunista instó a la unidad, lo que podría indicar que hay alguna disensión interna. Tras apartar al mismo tiempo al carismático político del Buró Político y del Comité Central del partido, el "Diario Popular", la publicación portavoz del partido, instó en una editorial a "apoyar con determinación la decisión correcta" del comité central.

La cuidada elección del vocabulario en este asunto indica, según observadores, que la esposa del conocido político no sería la única a la que responsabilizaron de la muerte sino también al propio Bo Xilai. Por ahora no se ha formulado ninguna sospecha de acusación en su contra, sino que se le investiga por "graves infracciones disciplinarias". Bo Xilai, de 62 años, fue apartado en marzo de su cargo como jefe del partido en Chongqing.

Conocido como "principito" por ser el hijo del legendario revolucionario Bo Yibo, que figuró en la máxima cúpula del poder al formar parte de los "ocho inmortales", el carismático político tenía buenas posibilidades de escalar al órgano máximo de poder del gigante asiático.

Su esposa Gu Kailai es la hija de un conocido general. Bo Xilai estaba considerado como una de las figuras destacadas de la "nueva izquierda" dentro del partido con sus campañas "rojas" en la ciudad de Chongquing, de 30 millones de habitantes, apartándose así del rumbo reformista, que aboga más claramente por la economía de mercado.

dpa
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda