China apoya a europeos en la protección al clima | Política | DW | 20.05.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

China apoya a europeos en la protección al clima

La cumbre Unión Europea-China, realizada en Praga, puso de manifiesto el enojo chino por la ''intromisión'' de Europa en asuntos internos relacionados a los DDHH. Pekín, empero, dio su apoyo a la protección al clima.

default

El primer ministro chino, Wen Jiabao (izq.), y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, durante la conferencia tras la cumbre.

China confirmó su apoyo a la Unión Europea en las negociaciones para un acuerdo mundial de protección al clima que suceda al Protocolo de Kyoto. “China está preparada para respaldar junto con la UE un resultado positivo en la Conferencia de Copenhague”, dijo el primer ministro chino Wen Jiabao, al término de la undécima cumbre entre China y la UE celebrada en Praga.

Sin embargo el jefe de Gobierno chino subrayó que la responsabilidad en torno a las emisiones efecto invernadero recae en primer lugar sobre los países industrializados.

“En las negociaciones para alcanzar un nuevo acuerdo de protección al clima debe prevalecer el principio comunitario, pero con responsabilidades diferenciadas”, dijo, añadiendo que China es todavía un país en desarrollo. A diferencia de la UE China no ha establecido objetivos concretos en la protección climática.

En el marco del encuentro fue firmado un acuerdo para el impulso de “energías limpias”. La Unión Europea apoyará al gigante asiático en la construcción de modernas centrales de carbón, que frenen las crecientes emisiones de gases efecto invernadero. El país más poblado de la tierra emite más dióxido de carbono en la atmósfera que Estados Unidos.

Demonstration für Tibet und Ostturkestan in München

Manifestación en Múnich a favor del Tibet.

Cooperación bilateral

En un comunicado conjunto la UE y China se comprometieron a fortalecer la cooperación para enfrentar los desafíos que supone la crisis financiera mundial. El primer ministro chino se mostró molesto por las críticas europeas a las violaciones a los derechos humanos en su país.

Wen Jiabao rechazó toda intromisión en los asuntos internos de su país por parte de la Unión Europea, exigiendo que las relaciones bilaterales no se vean afectadas por incidentes aislados.

“Durante el encuentro no se logró llegar a un acuerdo sobre una declaración conjunta de nueve páginas, por lo que la conclusión del encuentro se limitó a un comunicado de prensa de 44 líneas”, afirma la agencia DPA. Tras la reunión, a los periodistas acreditados no se les permitió formular preguntas.


Inicialmente la cumbre de China y la Unión Europea estaba prevista para diciembre pasado. Pero Pekín canceló literalmente en el último minuto como represalia por el encuentro del presidente francés Nicolás Sarkozy y el Dalai Lama, líder espiritual de los tibetanos. Sarkozy ocupaba a la sazón, la presidencia en turno de la Unión Europea. Lo mismo ocurrió hace dos años a la canciller alemana Angela Merkel, que provocó la ira china al recibir al Dalai Lama.

Sin embargo mientras que entonces la afrenta condujo a un congelamiento en las relaciones entre Berlín y Pekín, el último incidente provocó un enfriamiento con todo el bloque europeo.

Deutschland Ökumenischer Kirchentag in Berlin Tibet Dalai Lama

El líder espiritual de los tibetanos, el Dalai Lama.

Prioridades de Berlín

Para no poner en peligro la postergada undécima cumbre entre China y la UE, el ministro alemán del Exterior, Frank-Walter Steinmeier, procuró no irritar a la cúpula de Pekín. ¿Cómo? El jefe diplomático no responderá, según afirman medios alemanes, a la petición de Washington de acoger a un grupo de detenidos en Guantánamo, miembros de la etnia de los uigures, que habitan el noroeste de la República Popular China, a los que Pekín considera terroristas y cuya extradición pide.

Que precisamente Berlín tiene gran interés en una normalización de las relaciones con Pekín no es de sorprender. Con un volumen de exportaciones a China el año pasado de un valor de 34 mil millones de euros, Alemania ocupa el primer puesto entre los países de la UE como exportador al mercado chino.

Con una participación de un 21%, Alemania fue a la vez el mayor importador de productos chinos de la UE. En general el intercambio comercial entre el bloque europeo y el país asiático se ha cuadruplicado en los últimos ocho años. Entre tanto China se ha convertido en el segundo socio comercial de los europeos, después de Estados Unidos.

En tiempos de crisis económica el Banco Mundial prevé este año el desempeño más débil de los últimos 19 años del gigante asiático y apunta a que el remedio es precisamente la cooperación bilateral.

Autora: Eva Usi

Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda