1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Chile: Tras escándalos de corrupción, renuncia el presidente de la UDI

El diputado Ernesto Silva, presidente del partido opositor chileno Unión Demócrata Independiente (UDI), presentó su dimisión, tras escándalos políticos como el llamado "caso Penta".

Mientras el país celebra el 25 aniversario de la democracia que sobrevino a la dictadira de Augusto Pinochet, la presidenta, Michelle Bachelet, realizó un positivo balance del primer año de su segundo mandato, pese a la crisis desatada por acusaciones de tráfico de influencias en contra de su hijo, Sebastián Dávalos. Y, desde la oposición, golpeada aún más fuertemente por escándalos de corrupción, llega la renuncia de un alto cargo.

"He tomado una decisión muy difícil para mí (...), presento en este acto mi renuncia a la presidencia del partido", anunció Silva en una improvisada conferencia de prensa en la sede de esta formación política, la más conservadora de todo el arco parlamentario chileno. Silva anunció también que ha convocado al consejo nacional del partido para que elija a la nueva directiva, un proceso que será conducido por el actual secretario general, Javier Macaya.

La UDI fue fundada a comienzos de los ochenta como una formación conectada políticamente con el pinochetismo y económicamente con las ideas ultraliberales de Milton Friedman y la Escuela de Chicago. En las últimas semanas, el partido -que cuenta con 8 senadores y 29 diputados- ha estado en el centro de la polémica por la presunta implicación de parlamentarios y dirigentes en financiación irregular de las campañas políticas.

Junto con Silva -elegido presidente en mayo de 2014- también presentó su renuncia al cargo en el partido el vicepresidente Ivan Moreira, quien aparece citado también en el sumario del caso Penta, por la presunta financiación irregular de su campaña al Senado, en noviembre de 2013. La senadora Ena Von Baer y el diputado Felipe de Mussy (ambos de la UDI) también están siendo investigados dentro de la arista política del caso.

El pasado sábado un juez ordenó prisión preventiva para dos banqueros, un exsubsecretario de Minería, y otros cargos directivos y del Servicio de Impuestos Internos involucrados en este escándalo, que ha impactado profundamente a la opinión pública chilena, junto con el de los negocios multimillonarios de Sebastián Davalos, hijo mayor de la presidenta Michelle Bachelet, y de su esposa, Natalia Compagnon.

A derecha y izquierda...

La situación ha llegado a tal extremo que ayer, víspera del primer año de su segundo mandato, la presidenta Bachelet anunció en un acto lleno de solemnidad institucional la creación de una comisión de expertos que en 45 días deberá entregar sus propuestas para sanear el mundo de la política y los negocios.

Al anunciar este miércoles su dimisión, el presidente de la UDI reconoció que hay una seria división en el seno de la formación, motivo por el cual, el próximo 10 de abril, el llamado "partido gremialista" convocará a su máximo órgano entre congresos para elegir al nuevo timonel.

Creada en 1983 por Jaime Guzmán (asesinado en 1991 por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), la UDI ha atravesado en los últimos años por diversas crisis que han ido mermando su peso político y capacidad de movilización. A pesar de llegar a ser el partido más votado, nunca ha contado con un presidente de la República. De hecho, la postulación de su candidato para la campaña de 2013 sufrió un revés tras otro, hasta el punto de que tuvo tres aspirantes consecutivos, Laurence Golborne, Pablo Longueira y Evelyn Matthei.

"La UDI ha vivido momentos muy duros en su historia. Nuestro fundador fue asesinado (...), sin embargo, logró superar todo eso hasta transformarse en el partido político más grande de Chile", recordó hoy Ernesto Silva. "La crisis de hoy es de naturaleza distinta, pero no por eso menos dura", reconoció el diputado opositor, quien aludió a las recientes declaraciones de algunos dirigentes del partido que, a su juicio, han socavado la unidad.

"La UDI requiere una profunda renovación en su organización, su mensaje y su propuesta", admitió Silvia, quien elogió la creación de una comisión contra la corrupción anunciada ayer por la presidenta Bachelet. "Se ha entendido finalmente que los problemas no afectan a un partido, sino al sistema político en su totalidad; se ha entendido que hay que mirar hacia adelante, sin perjuicio de que los tribunales hagan su tarea", aseveró.

RML (efe, medios)