¿Chateando en el trabajo? | Sociedad | DW | 23.11.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

¿Chateando en el trabajo?

Usar redes sociales es ya casi inevitable en una sociedad hiperconectada. Sin embargo, algunos todavía se resisten a admitirlo. Sobre todo en el ambiente laboral con un argumento de peso: la pérdida de productividad.

Eine Computertastatur liegt vor einem Telefon auf dem Schreibtisch eines Redaktionsraums. Aufgenommen in der Redaktion von Forschung Aktuell im Deutschlandfunk am Raderbergrürtel in Köln am 13.06.2009. Foto: Maximilian Schönherr +++(c) dpa - Report+++

Teclado, teléfono... ¿y también una red social?

Actualizar Facebook o Twitter y buscar contactos de nuevos clientes a través de redes profesionales como Xing o LinkedIn ya forman parte del día a día en la jornada laboral. Y mientras algunos defienden esas prácticas como herramientas de trabajo y comunicación, otros se esfuerzan en considerarlas trabas que fomentan la distracción y disminuyen la productividad.

Esta última opinión parece ser la defendida por la mayoría de los directivos de grandes empresas alemanas. Según un reciente estudio del Instituto Demoscópico Allensbach, tan sólo el 28% de altos directivos alemanes usa algún tipo de red social. Y en algún caso, incluso han optado por su prohibición dentro de la empresa. Sobre todo, para que los trabajadores enfoquen su esfuerzo en aquello para lo que se les paga. Es decir, su trabajo.

¿Cómo usar las redes sociales?

Preocupación para unos y herramientas de marketing para otros. Está claro que el uso de redes sociales en el entorno laboral difiere mucho, según el sector y la función desempeñada. Pero sobre todo, es una actitud del trabajador en comunión con una clara estrategia de la empresa en cuanto a redes sociales.

Cómo describe Frank Stratmann, Xpert Ambassador en la red profesional XING y experto en redes sociales, “cuanto más autonomía tenga el trabajador en los procesos de decisión más beneficio podrá obtener del uso de redes”. En este sentido, departamentos como los de distribución serían los más favorecidos ya que la toma de contacto con agentes de decisión es más directa e incluso, permite ahorrar kilómetros innecesarios usando las redes sociales.

¿Seguridad o permisibilidad?

Beneficios aparte, permitir el uso de o no de redes sociales sigue siendo en el entorno empresarial un interrogante singular. Sobre todo porque aparte de lidiar con el mencionado descenso de la productividad, las restricciones impuestas por  algunas empresas esgrimen también como argumento los problemas de seguridad.

Para Stratmann,  la prohibición tampoco sería en este punto la mejor manera de actuar. Aparte de la pérdida de herramientas que podría suponer para la empresa, el experto menciona estudios que demuestran todo lo contrario en materia de seguridad.  Y es que en cuanto el empleado vea bloqueada su red social,  no dudará en utilizar cualquier medio para saltar todas las barreras que pueda  sortear.

Autor: José A. Gayarre

Editor: José Ospina

DW recomienda