CE presenta plan minimalista para impulsar crecimiento y empleo | Europa | DW | 16.12.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

CE presenta plan minimalista para impulsar crecimiento y empleo

La Comisión Europea (CE) presentó un plan minimalista de trabajo para 2015 con grandes objetivos que buscan estimular el crecimiento y el empleo en la UE, a través de un programa de inversiones de 315.000 millones de euros y de una serie de medidas para luchar contra la evasión fiscal.

El presidente de la CE, el ex primer ministro de Luxemburgo Jean-Claude Juncker, acompañado de su vicepresidente primero, Frans Timmermans, presentó en la Eurocámara las prioridades para el próximo año con apenas 23 medidas nuevas "porque -explicó- no hace falta que la Unión Europea regule todos los problemas de Europa". Juncker recordó en ese sentido el lema que usó reiteradamente durante su campaña como candidato a la CE del Partido Popular Europeo (PPE): "Europa debe ser grande para las cosas grandes y pequeña para las cosas pequeñas".

A propósito de la lucha contra la evasión fiscal, la respuesta política de Juncker tras el caso "LuxLeaks" que ha revelado acuerdos secretos sobre ventajas fiscales entre Luxemburgo y multinacionales, el líder del Ejecutivo europeo señaló que "el principio reinante ha de ser que la imposición se haga en el país donde se realiza el beneficio". Como parte de esa estrategia para que el dinero no escape por las vías de tributación "a la carta", Timmermans se refirió a las propuestas para el intercambio automático de información y una base fiscal consolidada del impuesto de sociedades.

El impulso económico para la CE también pasa por la propuesta de un conjunto de medidas para el mercado único digital, así como por una unión energética que integre los mercados nacionales y fomente las tecnologías verdes. Timmermans se defendió ante los eurodiputados por la retirada de dos propuestas legislativas sobre calidad de aire y residuos, lo que ha suscitado las críticas de ONG y ha contrariado a varios socios comunitarios y a eurodiputados.

La CE ha retirado también el conjunto de propuestas sobre economía circular, planteado el 2 de julio, porque "no es previsible un acuerdo". El acuerdo consideraba prohibir la acumulación de residuos reciclables en vertederos a partir de 2025 y establecer dos objetivos para que se aprovechen más los recursos, de manera que se reciclen el 70 % de la basura urbana y el 80 % de los envases desechados desde 2030.

Según Timmermans, sería más eficaz que el conjunto de medidas sobre economía circular esté preparado para cuando el plan de inversiones entre en vigor, de manera que pueda beneficiarse de ese impulso. Respecto a las propuestas sobre calidad del aire, la CE apostó por presentar un proyecto modificado, pues es una de las iniciativas pendientes que el Ejecutivo comunitario ha decidido retirar porque considera que puede mejorar la manera de lograr el objetivo.

La mayor sorpresa para los eurodiputados contenida en la agenda de la CE para 2015 fue el ultimátum de seis meses que Juncker dio al proyecto de directiva de baja por maternidad, un asunto estancado desde hace varios años por falta de acuerdo entre los Estados miembros. En 2008, la CE propuso una directiva de baja de maternidad de hasta 18 semanas en la UE, un plazo que la Eurocámara apostó por ampliar en 2011 a 20 semanas, aunque desde entonces no ha habido avances. "Estamos dispuestos a desbloquear la directiva, pero si no hay salida en seis meses pondremos sobre la mesa una nueva", señaló Timmermans.

Tras conocer las prioridades de la CE, todos los partidos salvo el PPE lamentaron que el Ejecutivo no haya escuchado los deseos de la Eurocámara para 2015, y el vicepresidente del segundo grupo de la Eurocámara, los socialdemócratas, el socialista español Enrique Guerrero, habló directamente de "enfado y decepción". Ante esa desilusión, el eurodiputado de Podemos Pablo Iglesias aprovechó para preguntar a Guerrero si los socialdemócratas no se arrepentían de haber apoyado a la CE de Juncker.

La Eurocámara dará su opinión formal sobre el programa en enero próximo, coincidiendo con el primer pleno del año. Menos se ha hecho esperar la opinión de la Confederación Europea de Sindicatos, que ha lamentado que en la agenda de la CE y pese a señalarse al empleo como una de las prioridades "no hay ni una propuesta que vaya a mejorar la vida de los trabajadores", dijo su secretaria general, Bernadette Ségol.

"No parece que esta sea la mejor manera de restablecer la confianza pública en Europa. Es una agenda de negocios, pero no hay ninguna señal del compromiso de Juncker con la economía social y de mercado: es todo mercado y nada social", apuntó (EFE).