1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Causa de muerte: periodismo

La visita de Merkel a México sería una buena oportunidad para no sólo hablar de economía, sino también sobre un tema en el cual México es casi campeón del mundo: asesinato de periodistas.

Entre enero y mayo de este año ya fueron asesinados seis periodistas en México. Por lo menos otros 27 han padecido el mismo destino desde que Enrique Peña Nieto asumió la presidencia a fines de 2012. Y las cifras no paran de crecer. México es, junto con países en guerra como Siria y Afganistán, uno de los más peligrosos para periodistas a nivel mundial.

 

Más información:

-Alemania anuncia apoyo para periodistas mexicanos

-México creará fiscalías para atender crímenes contra la prensa

 

Una de las últimas víctimas fue el reconocido periodista Javier Valdez. El semanario alemán Der Spiegel lo llamaba "la voz más valiente del periodismo mexicano". El periodista de 50 años trabajó más de una década para la agencia de noticias AFP, escribió para La Jornada, el semanario Río Doce, entre otros medios. Como experto de renombre a nivel internacional, investigaba sobre conflictos internos en el poderoso cartel de Sinaloa. Valdez fue ejecutado el 15 de mayo en plena calle con más de doce balas.

El problema de la impunidad

Los asesinos de Valdez seguramente jamás serán arrestados o menos aún juzgados y encarcelados. Desde el año 2010 se registraron en México 798 denuncias por actos de violencia contra periodistas. Solo en tres casos los acusados fueron condenados y castigados. No sorprende, pues, que México se sitúe en el índice de libertad de prensa en el puesto 147 entre 180 países. 

"En México existen lazos estrechos entre los niveles más altos de la política y el crimen organizado", comenta a DW Christoph Dreyer, de la sección alemana de Reporteros sin Fronteras (RSF). "Gran parte de los políticos quiere mantener esas estructuras. Y eso conlleva a la cultura de la impunidad", sostiene.

Alemania ofrece ayuda

En su visita a México a mediados de mayo, el ministro alemán de Exteriores, Sigmar Gabriel, había ofrecido al gobierno mexicano ayuda alemana en la lucha contra la violencia. En concreto, Gabriel anunció planes para fortalecer y ampliar programas de intercambio para periodistas y ayudas financieras para las familias de periodistas asesinados.

Außenminister Sigmar Gabriel in Mexiko (picture alliance/AA/D. Cardenas)

Ministros de Exteriores: Sigmar Gabriel y Luis Videgaray

"En el viaje de Sigmar Gabriel, el tema de la libertad de expresión de hecho jugó un papel muy importante", reconoce Dreyer. "Sin embargo, el viaje de la canciller Angela Merkel  tiene un enfoque mucho más económico y tratará el tema de la presidencia del G-20. Veremos si Angela Merkel recuerda mencionar el tema de la impunidad. Sería urgente y altamente necesario" que lo hiciera, dice el especialista.

Falta de voluntad

"El gobierno de México ya no puede pretender que el terrible nivel de violencia contra los periodistas no tiene nada que ver con él", dice el director general de Reporteros sin Fronteras en Alemania, Christian Mihr. "Las palabras ya no son suficientes. México debe actuar ahora con firmeza y dar un mensaje claro contra la impunidad", añade Mihr, en un mensaje que indirectamente también se dirige a Angela Merkel. 

"La contribución más importante que puede dar Alemania es un poco de presión y ayuda a la vez", dice Dreyer. "Pero en primer lugar, obviamente son los mexicanos los que tienen que actuar. Desgraciadamente, todavía falta la voluntad política para cambiar algo. Las posibilidades de Alemania son limitadas. Pero por lo menos podemos plantear la cuestión en nuestro diálogo con México, y así aumentar su peso", piensa el especialista.

DW recomienda