1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Cataluña mantiene su desafío aprobando una ley de consultas

La ley fue aprobada en la cámara regional con el voto de los partidos nacionalistas y de la izquierda, incluido el Partido Socialista, que apoyan la celebración de una eventual consulta.

Todos los grupos parlamentarios votaron a favor, excepto el Partido Popular (PP) de Rajoy y la formación antinacionalista Ciutadans. El presidente de Cataluña, Artur Mas, aseguró el viernes que el rechazo a la independencia de Escocia no es un revés para el proceso de soberanía de la región, y destacó que firmará un decreto para convocar a una votación sobre la escisión el 9 de noviembre.

En una larga y esperada comparecencia, en la que prefirió quedarse con el "ejemplo democrático" del referendo escocés, más allá del resultado, Mas dijo que, pese al triunfo del "No", el proceso en el Reino Unido es un ejemplo a seguir y debería inspirar al Gobierno central. "Convocaré esta consulta para el 9 de noviembre, como fue acordado hace unos meses con la mayoría de las fuerzas políticas catalanas", sostuvo Mas. El mandatario catalán podrá convocar el referendo cuando la ley entre en vigor, que será cuando se publique. Pero no reveló cuándo ocurrirá, jugando con los tiempos, ante la intención de Rajoy de frenar la consulta. Medios españoles situaban el escenario a partir del lunes.

Rajoy, preparado

El Gobierno de Rajoy está preparado para reunirse en un consejo de ministros extraordinario, una vez entre en vigor la ley, para aprobar en él un recurso ante el Tribunal Constitucional que frenará automáticamente la cita catalana con las urnas. La gran incógnita de todo este proceso irá aclarándose a partir de entonces, cuando Mas tenga que decidir si sigue adelante y saca lasurnas pese al veto del Estado español o si frena ahí su desafío.

Continuar podría suponer que el gobierno de Rajoy suspendiera el autogobierno del que goza Cataluña y a él, personalmente, le podría valer un proceso penal por desobediencia. Frenar el desafío traería problemas con ERC, el partido independentista que los sostiene a él y a su formación -CiU- en la cámara de Barcelona y el cual ha llamado a la desobediencia civil. Las elecciones anticipadas son, en ese caso, un escenario muy posible.

MS (dpa/rtrla/efe)

DW recomienda