1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Caso Nisman: Polémica en torno a periodista "amenazado"

La oposición criticó duramente al Gobierno argentino por haber difundido los datos de viaje del periodista que dio la primicia de la muerte del fiscal Alberto Nisman, Damián Pachter, ahora refugiado en Tel Aviv.

Damian Pachter, del Buenos Aires Herald.

Damian Pachter, del Buenos Aires Herald.

Las críticas a estrategia de comunicación del Gobierno se repitieron este domingo cuando, la cuenta oficial de la Casa Rosada en la red social Twitter reprodujo información de medios y periodistas argentinos según la cual Pachter iba camino a Israel, donde pensaba refugiarse. "El periodista que dejó el país por 'miedo' se refugia en Israel #AMIA #Nisman #Pachter", se leía en un tuit del Gobierno argentino, junto a otro enviado por el periodista Gaby Levinas, en el que explicaba que Pachter le había llamado durante una escala.

Un tuit de la Casa Rosada había generado ya revuelo en la noche del sábado (24.01.2015), al difundir una noticia de la agencia oficial Télam que informaba, con datos aportados desde la estatal Aerolíneas Argentinas, de que el periodista del Buenos Aires Herald había partido rumbo a Montevideo en la mañana de ese día, con billete de vuelta a para el próximo 2 de febrero. La difusión de los datos de viaje del periodista a través de canales oficiales causó la indignación de la oposición, aunque el diario Clarín apuntó luego que Pachter había comprado billetes en varias aerolíneas para asegurarse de que no le seguían.

El propio Pachter (que tiene doble nacionalidad argentina e israelí) confirmó pocos minutos después, en la misma red social, que había llegado a Tel Aviv y que se encontraba "a salvo". Además, publicó una columna en la versión digital del diario israelí Haaretz, del que es colaborador, en la que explicó los motivos de su huida del país. Según Pachter, tras la primicia de la muerte de Nisman varios amigos y fuentes se pusieron en contacto con él para advertirle de que corría peligro, aunque no fue hasta días después cuando notó que estaba siendo vigilado.

El periodista, que afirma tener una foto de un supuesto agente de Inteligencia que le seguía, tomó entonces la decisión de abandonar el país y dirigirse a Tel Aviv: "No tengo ni idea de cuándo regresaré a Argentina: Ni siquiera sé si quiero", reza el artículo. "Argentina se ha convertido en un lugar oscuro liderado por un sistema político corrupto. Aún no he digerido todo lo que me ha pasado en las últimas 48 horas", añadió. "Me voy porque mi vida corre riesgo. Acá no puedo estar más. No puedo volver más al país, al menos hasta el final de este Gobierno. Estoy muy marcado", había asegurado Pachter a dos periodistas de su confianza (del portal de noticias Infobae y del diario Clarín), a los que citó en el aeropuerto antes de abandonar Argentina.

"Responsabilidad del Gobierno y de Aerolíneas Argentinas"

"Cuenta oficial de Gobierno devela destino de periodista que salió del país preocupado por su integridad. Siniestro", consideró en Twitter el senador de Unión Cívica Radical Ernesto Sanz. Por su parte, el diputado radical y precandidato presidencial de Frente Amplio UNEN Julio Cobos calificó de "inaudito" que un periodista abandone el país por miedo y una cuenta del Gobierno publique su paradero.

Cobos anticipó también que estudiarán si Aerolíneas Argentinas violó la ley del país que prohíbe difundir información personal alojada en archivos o bases de datos públicas o privadas, con el objetivo de preservar el derecho al honor y la intimidad. "A la irresponsabilidad absoluta de cuentas oficiales con relación al periodista @damianpachter se suma un presunto delito de Aerolíneas. ¿Quién brindó la información?", escribió en Twitter.

En el mismo sentido, se manifestó la diputada Patricia Bullrich, del bloque conservador Unión Pro, quien reprodujo un tuit en el que se hace referencia a las penas por difusión de datos personales establecidas en el Código Penal argentino.

Pachter hizo saltar todas las alarmas al anunciar el pasado domingo en las redes sociales, tres horas antes de la difusión oficial de la noticia, que el fiscal Alberto Nisman había sido hallado muerto en su domicilio. La muerte de Nisman, cuyas circunstancias aún no se han aclarado, se produjo cinco días después de que denunciase a la presidenta, Cristina Fernández, y a varios dirigentes oficialistas por presuntamente haber orquestado un plan para encubrir a los supuestos responsables iraníes del atentado contra la mutual judía AMIA en 1994. El Gobierno argentino ha sugerido en los últimos días que considera que Nisman fue asesinado como parte de un plan para inculpar al Ejecutivo.

RML (dpa, efe)