1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Capitán surcoreano condenado a 36 años de prisión por abandonar ferri Sewol

La Justicia surcoreana condenó a 36 años de cárcel al capitán del ferri Sewol. El navío con 476 pasajeros se hundió el pasado mes de abril dejando 300 muertos, la gran parte estudiantes que se encontraban de excursión.

Lee Joon-seok, de 69 años, fue condenado por negligencia por abandonar a los pasajeros a bordo del barco. El juez evitó declarar a Lee culpable de asesinato, con lo que el capitán se salva de la pena máxima. Los fiscales habían pedido la pena de muerte en el caso de que fuera condenado por asesinato.

El capitán y otros tres tripulantes abandonaron antes de tiempo el barco que se estaba hundiendo, dejando así a su suerte a muchos viajeros en su interior. Precisamente el capitán y su tripulación fueron los primeros en ponerse a salvo. Durante el proceso el capitán se disculpó por ello y alegó que nunca pudo imaginarse que su comportamiento llevaría a la muerte de tanta gente. Los otros tres miembros de la tripulación fueron sentenciados a 15, 20 y 30 años de prisión.

Aún quedan cuerpos por recuperar

El ferri Sewol se hundió el 16 de abril mientras viajaba de Incheo a la isla de Jeju, al suroeste de la península coreana. En total se recuperaron 295 cuerpos, mientras que otros siete siguen desaparecidos. De las 476 personas que viajaban en la embarcación, sólo 174 sobrevivieron.

La búsqueda por los restantes cuerpos se ha suspendido

La búsqueda por los restantes cuerpos se ha suspendido

Poco antes de que se conociese la sentencia del juicio, el gobierno surcoreano anunció que se suspendían los trabajos de búsqueda de los todavía desaparecidos, debido al peligro para los rescatistas por el deterioro de la embarcación. El último cuerpo fue localizado a finales de octubre entre los restos del barco.

Los investigadores encontraron indicios de que el ferri podría haber estado viajado con exceso de pasaje de forma habitual, sabiéndolo tanto el operador como los propietarios.

ZAM (dpa, afp)