1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Capitán del Costa Concordia culpa a timonel por el hundimiento del barco

El capitán del crucero "Costa concordia", Francesco Schettino, acusó al timonel por el accidente de la embarcación durante el juicio que se le sigue en la localidad de Grosseto, en el centro de Italia, reanudado hoy tras un receso de verano. Schettino, de 52 años, dijo que el indonesio cumplió demasiado tarde sus órdenes. El "Costa Concordia" chocó en enero de 2012 con rocas frente a la isla de Giglio y se hundió parcialmente, lo que causó la muerte de 32 personas. Un experto de la fiscalía había explicado previamente en Rosetto que si bien el timonel cometió errores, estos no fueron decisivos en el accidente. "El choque se habría producido de todas formas", dijo según medios locales. El capitán es el único acusado en el juicio, ya que otros cuatro miembros de la tripulación y un ejecutivo de la empresa naviera Costa Crociere, a la que pertenece el "Costa Concordia", aceptaron penas de entre 18 y 34 meses de prisión en suspenso en un acuerdo pactado con la fiscalía para no tener que ir a juicio. Costa Crociere fue condenado a pagar una multa de un millón de euros (1,35 millones de dólares). La defensa de Schettino dice que Costa Crociere lo dejó solo y lo convirtió en el chivo expiatorio de la tragedia. Es por eso que sus abogados solicitaron que otros expertos suban a bordo del barco para buscar pruebas que demuestren que el capitán no fue el único responsable del desastre y que el crucero presentaba fallos de seguridad. La semana pasada, el barco fue enderezado en una espectacular operación con grúas gigantes. Está previsto que este lunes o mañana martes comience la búsqueda en los restos del barco de dos pasajeros desaparecidos hasta ahora. Los jueces decidirán esta semana sobre el pedido de los abogados de Schettino. Schettino está acusado, entre otros cargos, de homicidio imprudente por la muerte de 32 personas, lesiones físicas por imprudencia y por haber abandonado el barco antes de la evacuación total de los más de 4.200 pasajeros. DPA