1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Campaña electoral en Irán: una brizna de esperanza

En vísperas de las elecciones del Parlamento y del Consejo de Expertos, muchos iraníes dudan si ir o no a votar, aunque hay mucho en juego, como informa Theresa Tropper desde Teherán.

Tanto conservadores como reformistas luchan por el favor de los electores y por movilizar a los iraníes para que acudan a las urnas. “El país necesita tu voto”, subraya también el presidente Rohani, en un mensaje de texto enviado a todos los iraníes poseedores de un celular.

Es mucho lo que está en juego. Los conservadores y los halcones tienen la mayoría en el Parlamento. En el plano exterior han respaldado la política de distensión del presidente, pero en el ámbito interno muestran escepticismo o incluso rechazo a muchas promesas de Rohani. Tras el acuerdo en torno al programa nuclear y el levantamiento de sanciones, están empeñados en que eso no se traduzca en una flexibilización en el interior del país. Por ejemplo, con el actual Parlamento no se podría pensar en aliviar la censura en los medios sociales o en relajar las normas sobre la vestimenta de las mujeres.

Pero eso podría cambiar con las elecciones del viernes. “Estoy convencido de que será elegido un Parlamento más en la línea del presidente”, dice Hossein Kanani Moghadam, del partido verde, en entrevista con DW. No extraña pues que Rohani haya intentado procurar que pudiera presentarse a los comicios la mayor cantidad de candidatos reformistas, enfrentando incluso al poderoso Consejo de Guardianes de la Revolución, que es el que decide sobre la idoneidad de los postulantes.

Votar o no votar

No obstante, muchos simpatizantes de la oposición piensan que la elección ya está resuelta de antemano. “No podemos votar por candidatos o por ideas que realmente encontramos buenas: no son por lo tanto elecciones libres”, dice Ali, un hombre de 63 años, que discute con sus amigos sobre si deben acudir a las urnas. Uno de ellos, Hamid, opina que hay que votar, porque una elección imperfecta es mejor que ninguna.

Así lo ven también los partidarios de las reformas. El candidato Alireza Mahjoub indica que el solo hecho de que se presente una lista oficial con 30 candidatos reformistas ya es un gran avance. “La vez pasada éramos solo dos”, explica. A su juicio, boicotear los comicios solo favorecería a los conservadores, porque ellos cuentan con una gran base de electores que, de todas maneras, van a votar.

Esperanzas de cambio

Además del Parlamento, se elegirá también al llamado Consejo de Expertos. “Esta elección es aún más importante”, afirma el académico Seyed Reza Mousavinia y aclara que este grupo, integrado por altos clérigos chiítas, es el encargado de supervisar al máximo líder religioso y de elegir uno nuevo cuando muera el actual poseedor del cargo, el ayatolla Jamenei.

En las calles de Teherán se percibe una brizna de esperanza. Esperanza de cambios que también tal vez también sean perceptibles en la vida diaria. “Al fin y al cabo, la elección de Rohani modificó muchas cosas para bien aquí en Irán”, hacen notar Ali y Hamid.

DW recomienda