Calor en Europa: malo para los consumidores, bueno para los especuladores | Economía | DW | 17.05.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Calor en Europa: malo para los consumidores, bueno para los especuladores

El tiempo seco y caluroso esta amenazando la producción agrícola en Francia, Alemania y otras partes de Europa. Lo que podría reducir los rendimientos de los cultivos de granos y aumentar los precios.

default

Campo de trigo

El trigo, la cebada y la colza son algunas de las siembras afectadas por la actual sequía en Europa, otras están a punto de echarse a perder, pues la humedad almacenada en el suelo de invierno se esta secando rápidamente.

Rapsfeld

Colza: aumenta la sequía, sube el precio.

El trigo es el segundo producto agrícola de la Unión Europea, después del vino, lo que representa una quinta parte de la producción mundial. Del 2008 al 2010, la cosecha de la UE tuvo un valor anual promedio de 3.45 millones de euros ($ 51 millones de dólares).

David Eudall investigador de la División de cereales y semillas oleaginosas de la Junta de Desarrollo de Agricultura y Horticultura (HGCA), aclara que "la lluvia es sin duda necesaria, pero ese no es el único problema, aparte la madurez de los cultivos se esta adelantando este año de tres a cuatro semanas antes de lo normal".

Fase crítica

La lluvia traería ahora probablemente menores beneficios que en un año de cosecha normal. Es muy probable que "La calidad se pierda", dijo Eudall a la Deutsche Welle y agregó que "las ganancias podrían ser ciertamente bajas".

El cultivo de trigo de Francia, el mayor de Europa, ha entrado en una etapa crítica, según el ministerio francés de agricultura, que señala que el país experimentó el segundo abril más caluroso desde 1990 y uno de los más secos desde 1953.

En algunas regiones de Francia, el trigo ya ha alcanzado la llamada "etapa de llenado de grano" en el que el grano requiere 35% de humedad para poder llegar a su madurez.

El tiempo en Alemania ha sido hasta ahora inusualmente cálido y seco este año, algo agradable para los bañistas, pero preocupante para los productores de cultivos. "Asumimos que los rendimientos serán un poco menores que el promedio", dijo Astrid Rewerts, consultora de la Asociación de Agricultores Alemanes (DBV), sin dar cifras. "Algunos de los cultivos sufrieron el duro invierno y la falta de lluvias en los últimos meses."

Incluso en la lluviosa Gran Bretaña, de acuerdo con Eudall, la falta de humedad ha sido un problema hasta la semana pasada. "Las lluvias recientes han alcanzado un poco su nivel habitual", dijo, y agregó que los cultivos están madurando tres semanas antes de su ciclo normal, lo cual podría afectar su calidad.

Francia, Alemania y Gran Bretaña son los mayores productores de cereales en Europa. Pero también los mayores consumidores.

Cosecha de beneficios

Los precios del trigo han ido aumentando constantemente, y no sólo debido al tiempo. Los expertos dicen que algunos especuladores ya están sacando provecho de sus compras y ventas a futuro de productos básicos.
"Siempre es una apuesta", explica Frank Neidig, un experto en materias primas de Bankhaus-Lampe, señalando que mientras los productores de cultivos prefieren fijar los precios fijos y apostar a lo seguro, a otros les gusta jugar a alcanzar las mejores ganancias. "Los mercados están cada vez más llenos de especuladores quienes son los últimos que se interesan en las entregas reales de granos."

En el mercado de productos básicos en París, el precio del trigo europeo se ha duplicado en los últimos en 12 meses llegando a unos 253 euros por tonelada.

Los altos precios de los productos básicos están obligando a los productores de alimentos a elevar los precios de los bienes de consumo. Las Naciones Unidas dicen que los costos globales de los alimentos subieron en abril por novena vez en 10 meses.

Al mismo tiempo, la demanda de alimentos va en aumento debido a que la población mundial se está incrementando y la gente en los mercados industrializados esta demandando más carne y más productos lácteos. Y por si esto fuera poco, en los últimos meses se ha ido intensificando la demanda de biocombustibles.

Adaptación al cambio climático

La oferta también se ve afectada cuando un productor clave, como Rusia, de manera temporal prohíbe las exportaciones de granos, como sucedió el año pasado tras la peor sequía en 50 años.

Genmanipuliterte Maispflanze in Südhessen

Planta de maíz

Los productores tienen poca influencia sobre el comercio de productos básicos y ninguna en el clima, pero la buena noticia es que se está empezando a investigar para lograr que los granos sean más resistentes a la sequía y el calor.

"Hay toda una industria centrada en la reproducción de este tipo de plantas", dijo Rewerts de DBV. "Nos están presionando mucho para que los agricultores y los productores puedan resistir los embates del medio ambiente."

La necesidad de adaptación de los granos parece más importante que nunca. Los científicos han determinado que por cada aumento de un grado centígrado en la temperatura media, caen los rendimientos de los cultivos en un 10 por ciento.


Autor: John Blau, Patricia Vera-Camacho
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda