1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Café Repair: reparar más, consumir menos

Algunos aparatos averiados solo necesitan una pequeña reparación. Un “café” en Colonia ofrece este servicio gratis, desaparecido en otras partes de Alemania.

Repair café, de Colonia.

"Repair café", de Colonia.

Los consumidores alemanes producen anualmente más de un millón de toneladas de chatarra eléctrica y electrónica. En el “Café Repair”, de Colonia, se reparan aparatos con pequeños daños.

Aunque se llame café, el lugar parece más un taller de latonería, pero con un acogedor ambiente de comedor casero en el que todos se sienten en familia, como Hans Hoffmann, que esta vez lleva a reparación una radio comprada hace 30 años. Hoffmann recorrió media ciudad buscando quién se la recompusiera.

Reparación de un computador made in China.

Reparación de un computador "made in China".

A pesar de la “edad”, la radio se ve, en efecto, como nueva. ¿Por qué botarla a la basura? Hans pertenece a la generación que aún piensa que si una cosa se avería, primero hay que repararla.

Reparar ¿costumbre desaparecida?

Hans no se diferencia mucho de los latinoamericanos de antes que reparaban con un ingenio admirable todo lo que se pudiera recomponer, y todas las veces que fueran necesarias hasta que las cosas no daban más.

Hoy, como en Alemania, las cosas han cambiado. El consumismo, pero también la producción masiva de productos desechables que, a menudo, hacen una nueva compra más barata que una reparación, ha hecho desaparecer, poco a poco, todo un sector de reparaciones. Aquí y allá.

Contra la cultura del consumismo

La idea de abrir el Café de las Reparaciones de Colonia la tuvo una asociación comunitaria activa en la defensa del medio ambiente. Estos ciudadanos quieren protestar así contra una cultura del consumismo que produce montañas de chatarra electrónica.

En Holanda fue donde surgió este movimiento ciudadano que prefiere reparar las cosas averiadas antes que producir más basura. En los Países Bajos ya hay verdaderas “estaciones” de reparación. Una reacción a la decisión de un creciente número de fabricantes que producen aparatos programados con cada vez menor tiempo de caducidad o vida activa, cuya reparación resulta, en efecto, más cara que la compra de uno nuevo.

Muerte programada

Los técnicos hablan de “caducidad planeada cuando un aparato se daña poco después de pasar el tiempo de garantía”, dice Alexander Speckmann, cofundador del “Repair Café”, y concluye que “a la industria no le interesa que sus productos duren mucho tiempo”.

Voluntarios que reparan gratis por amor al medio ambiente.

Voluntarios que reparan gratis por amor al medio ambiente.

Y, aunque el café de reparaciones no fue concebido como una competencia frente a los grandes fabricantes de aparatos baratos, sí es una señal para aquellos que quieran hacer algo por evitar las montañas de desechos electrónicos.

En lo que concierne a Hans Hoffmann, ahora está contento de ver que su radio de 30 años ha sido reparada y espera que funcione, por lo menos, otros 30 años más.

Autor: Peter Kolakowski / José Ospina-Valencia

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda