¿Cómplice o víctima? | Alemania | DW | 06.10.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

¿Cómplice o víctima?

Un joven de 15 años, al parecer, fue quien transportó los detonadores con los cuales se relizarían atentados terroristas en Alemania.

default

La policía detiene a uno de los sospechosos, en septiembre.

Nuevos y muy sorprendentes elementos surgieron este fin de semana, en relación con las investigaciones de los atentados terroristas frustrados por la policía alemana el pasado mes de septiembre.

Deutschland Terror Festnahme Sprengstoff

Barriles confiscados, con sustancias para fabricar explosivos.

De acuerdo con detalles revelados por el semanario Der Spiegel, los detonadores para hacer explotar diversos artefactos en bases militares estadounidenses y otros puntos ubicados en tierras germanas fueron fabricados en algún país de Europa del Este y transportados hasta Alemania por un ciudadano de origen tunecino.

Un favor de 100 euros

El sospechoso responde al nombre de Aladin T., de tan sólo 15 años de edad. De acuerdo con su versión, él se encontraba en Estambul de vacaciones familiares, cuando un sujeto lo abordó en una mezquita. El desconocido le pidió, siempre según la versión del indiciado, que llevara a Alemania unos objetos que un amigo suyo había olvidado: un par de zapatos y pantalones vaqueros.

El joven, dice él mismo, aceptó a cambio un pago de 100 euros. Aparentemente, no sabía que en las suelas del calzado estaban escondidos los detonadores.

Aladin T. se encontró en Braunschweig con Fritz Gelowicz, alemán convertido a la fe musulmana. Éste fue uno de los tres detenidos en relación con el caso. Juntos viajaron hasta Wolfsburg, donde se realizó la entrega de los objetos que, al cabo, serían confiscados por la policía alemana al frustrar el plan terrorista.

Deutschland Terror Festnahme Frankfurt Flughafen Flugzeug

El aeropuerto de Frankfurt, uno de los objetivos de los terroristas.



Nuevas medidas

Entre tanto, el gobierno federal alemán discute la posibilidad y conveniencia de limitar el acceso al público a nueva sustancias con las cuales es posible fabricas bombas caseras.

Una de ellas es el peróxido de hidrógeno, encontrado en 12 barriles igualmente confiscados a los participantes en el plan terrorista. Con ellos pretendían fabricar tres bombras de activación automática de 250 kilogramos cada una.

En Baviera, las autoridades han equipado a algunas de sus computadoras con programas especiales que permitirían realizar escuchas a conversaciones telefónicas a través de internet. La medida, que ya fue confirmada por el ministerio bávaro del Interior, ha sido criticada por la fracción socialdemócrata en el Bundestag.

Las investigaciones revelaron que los terroristas discutieron la posibilidad de realizar atentados en supermercados, pero declinaron debido a que tales establecimientos son frecuentados por « demasiadas » mujeres y niños.

DW recomienda