1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Curiosidades

¿Cómo me convierto en Papá Noel?

Repartir regalos en Navidad no es tan sencillo como parece. Se requieren al actitud correcta, buenas maneras y un atuendo correcto. En Alemania, hay quien recibe clases para ejercer de Papá Noel.

default

¿Una salida profesional en tiempos de crisis?

¿Celebración religiosa, fiesta familiar u orgía comercial? Da igual si conseguimos llegar a un consenso en el recurrente debate que, como cada año por estas fechas, se nos viene encima a cuento de la Navidad. De lo que no hay ninguna duda es de que, por los motivos más diversos, se trata de una cita ineludible tanto para los que la disfrutan como para aquellos que son acérrimos detractores.

Porque no hay nadie que pueda escapar estos días de la Navidad y, por supuesto, de sus innumerables símbolos. ¿Y qué hay más representativo de estos días que la figura de Papá Noel? Reclamo comercial, dirán sus críticos, mientras que sus partidarios lo calificarán de entrañable personaje. Sea como sea, estos días es casi imposible ir por la calle sin toparnos con el hombre del traje rojo, la barba tupida y el saco de regalos cargado a la espalda.

Quiero ser Papá Noel...

En grandes almacenes, fiestas infantiles, reuniones familiares, bares o incluso empresas. Tanta es la demanda para que el bonachón hombrecillo nos alegre un poco las fiestas y reparta algunos regalos que convertirse en sustituto eventual del auténtico Papá Noel puede resultar incluso una buena manera de ganar un dinero extra. Pero no cualquiera puede ser Papá Noel, aunque sólo sea por unos días. Hay que seguir determinadas normas a rajatabla para no desvirtuar al personaje.

BdT Weihnachtsmannlauf

Papás Noel en Navidad: uno en cada esquina.

En Alemania, concretamente en la ciudad de Colonia, los aspirantes a Papá Noel son adiestrados para que no falte ningún detalle. El encargado de instruirlos es Stefan Dößereck, un auténtico experto en la materia. En los últimos 15 años ha sido contratado en más de 1.700 eventos para ejercer de "Weihnachstmann" -"Hombre de Navidad"-. Tanta es la demanda, que desde hace nueve años forma a nuevas generaciones de Papás Noel para que puedan ser contratados allí donde él materialmente no puede estar.

Eso sí, a los aprendices les debe quedar clara una cosa: "Yo soy, por supuesto, el auténtico Papá Noel, y me alegro de formaros como ayudantes de Papá Noel", alecciona Dößereck. Y antes de empezar con el cursillo, prueba de fe. "Lo más importante de todo: ¿crees en Papá Noel?", pregunta el maestro. Y los alumnos, por supuesto, responden: "Sí, creo en Papá Noel, si no, no estaría aquí".

El vestido es primordial

Gorro con borla, un abrigo largo o una chaqueta que caigan sobre las rodillas, unos pantalones bombachos y las correspondientes botas. Sin olvidar un cinturón de piel negro con hebilla metálica y guantes blancos. Es la indumentaria básica del Papá Noel. También hay que cuidar la apariencia de la barba y la correspondiente peluca. Sobre todo, que el color de ambas no desentone. Por supuesto, nada de perfumes, alcohol o tabaco mientras se trabaja como ayudante de Papá Noel.

Deutschland Köln Schulung für Weihnachtsmänner

La indumentaria es fundamental.

Los trucos también son importantes. Dößereck recomienda, para aquellos que no se sientan cómodos en un principio con la indumentaria, que se sienten cada día durante dos horas a ver la televisión vestidos de Papá Noel. También que tengan cuidado a la hora de repartir regalos entre los niños de una misma familia, para no repetir los mismos presentes.

Sólo para entusiastas

Lo que está claro es que un trabajo de este tipo es sólo para entusiastas. Dößereck ya advierte a los futuros Papás Noel que no esperen ganar grandes cantidades de dinero. Pero a los aspirantes les mueven otras motivaciones. Como a Bernd Küppers, de Bedburg: "Me divierte. Actuar como Papá Noel y hacer feliz a los niños es una de las cosas más bonitas que se pueden hacer".

También hay quien quiere mejorar. Es el caso de Daniel Ehrbrecht, que desde hace tres años ejerce de Knecht Ruprecht, el ayudante de San Nicolás -la figura que cada 6 de diciembre visita a los niños alemanes cargado de dulces-. Ahora quiere "progresar" y por ello se prepara para ser Papá Noel.

Como el resto, al final del curso Ehrbrecht canta la "Nikolaus Lied" y recibe un diploma que certifica que está preparado para ejercer. "A partir de ahora, puedes decir que eres el auténtico Papá Noel", sentencia Dößereck.

DW recomienda