¿Cómo combatir a neonazis en un Estado de derecho? | Alemania | DW | 02.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

¿Cómo combatir a neonazis en un Estado de derecho?

La serie de asesinatos neonazis que durante años permaneció sin resolver reveló deficiencias en las estructuras de seguridad en Alemania. Ahora se debate sobre las soluciones, sin que haya acuerdo entre los partidos.

El esclarecimiento de los crímenes cometidos por extremistas de derecha “no es únicamente una deuda con el Estado de derecho, sino también con los familiares de las víctimas”, dijo en días pasados el ministro alemán del Interior, Hans-Peter Friedrich, quien durante un debate parlamentario apeló a mejorar “la lucha contra el terrorismo de estos grupos”.

El ministro del partido conservador prometió avances tangibles, así como una colaboración más estrecha entre las diferentes corporaciones encargadas de la seguridad. Para ello propuso la formación de una base de datos común.

En el futuro todos los aparatos gubernamentales, los organismos de seguridad nacional y defensa así como la policía federal, deberían tener acceso a esta base de datos. La correspondiente propuesta de ley ya ha sido llevada por el gobierno al Parlamento.

La idea es que la base de datos guarde informaciones sobre grupos o personas radicales de ultraderecha. De esta manera, se podría obtener un mejor escenario de las estructuras y organización de los grupos neonazis para, si es necesario, actuar de forma rápida y efectiva contra éstas. Durante años, la insuficiente comunicación entre los organismos de seguridad entorpeció las investigaciones sobre la serie de asesinatos.

La seguridad ciudadana, prioridad

Para Friedrich, estas bases de datos son imprescindibles: “así se llevan cabo las obligaciones del gobierno, es decir, restablecer la seguridad de nuestros ciudadanos”, señaló el ministro. La mayoría de los partidos está de acuerdo con los objetivos propuestos por el ministro. No obstante, los liberales siguen rechazando la posibilidad de crear una base de datos común.

La vocera del FDP para asuntos nacionales, Gisela Piltz, quiere por su lado limitar la dimensión de la base de datos: “no se deben registrar persona por 'presunta sospecha'”, exigió la política liberal, ya que esto no sería compatible con las normas de un Estado de Derecho.

El socialdemócrata Michael Hartmann solicitó al gobierno y al Bundestag que admita los errores cometidos en el procedimiento en contra los extremistas de ultraderecha. De esta manera se lograría tomar las medidas necesarias para proceder en contra de estas agrupaciones.

Según Hartmann, los alemanes deberían preguntarse si no se han acostumbrado mucho a ver prácticamente cada fin de semana “Skinheads” marchando por las calles. El vocero del partido socialdemócrata pidió claramente una prohibición del NPD, partido ligado a grupos neonazis. Este sería, según el demócrata alemán, la “vía legal” de todo el movimiento nacionalsocialista, el cual actúa en contra del actual Estado de Derecho.

Los Verdes han dado a entender que aprobarían el plan de base de datos anti-terrorismo. Pese a ello, Wolfgang Wieland, experto de ese partido en asuntos de seguridad interna, advirtió que no debe causar expectativas desmesuradas la posible implementación de dicho instrumento.

Petra Lau, de La Izquierda, recordó en el debate parlamentario que ya existía una base de datos similar, relacionada con grupos de extrema derecha, y que el contenido de ésta fue borrado en 2010. Tampoco la propuesta colaboración entre corporaciones policiales de la federación y los estados sería nueva, según la parlamentaria. Una comisión con tales funciones fue formada en años pasados, y en 2007 fue disuelta sin haber producido resultado alguno.

Autor: Marcel Fürstenau (vc)
Editor: Enrique López

DW recomienda