1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Bush, Blair y una paz a corto plazo para Oriente Próximo

George W. Bush dice estar “convencido” de que habrá acuerdo de paz entre israelíes y palestinos antes de 2009. Tony Blair, enviado especial del Cuarteto para Oriente Próximo, se muestra “optimista” pero “cauteloso”.

default

¿Se logrará a última hora la paz en Oriente Próximo?

Que George W. Bush haya descubierto el valor político del conflicto palestino-israelí con las maletas para abandonar la Casa Blanca prácticamente hechas no debe llevar a nadie a “subestimar” la firme determinación que le guía. Eso opina, por lo menos, el enviado especial del Cuarteto para Oriente Próximo, Tony Blair.

Bush in Jad Vashem

Bush se despide recordando a las víctimas del holocausto.

Tras siete años en el cargo y a menos de 12 meses de despedirse de él, Bush finaliza su primera visita oficial a Israel y los territorios palestinos. Antes de abandonar la zona con destino Kuwait, el presidente estadounidense y el ex premier británico se han reunido para hablar de un acuerdo de paz que Bush considera factible para antes de que acabe 2008, y que en palabras de Blair podría ser la “sorpresa” de este año.

2008, ¿el año de la paz?

Palästinenster Westjordanland USA George Bush in Ramallah bei Mahmoud Abbas

Bush se reunió con el presidente palestino, Abbas, en Cisjordania.

Si uno quiere, dos se pelean. Pero si dos así lo desean, reina la armonía. O, dicho por Blair, “si las partes se lo proponen, llegar a un acuerdo de paz antes de que finalice el año es absolutamente posible”. Cuán fácil podría ser explicar el mundo si no fuera porque la realidad política raras veces se deja atrapar por las verdades aplastantes.

Durante dos legislaturas, el objetivo prioritario de Bush ha sido el “Eje del Mal”, olvidándose de una de las principales fuentes de justificación para muchos terrorismos: la situación en Palestina. Ahora, los expertos dudan de que un presidente saliente vaya a tener la fuerza necesaria para llevar al entendimiento, a un entendimiento duradero, a dos enemigos con 60 años de rencor que recriminarse.

Israel USA Präsident George Bush mit Ehud Olmert und Schimon Peres

Ehud Olmert, Bush y Simon Peres, en Israel.

Sin embargo, “la determinación del Gobierno estadounidense, así como del israelí y del palestino” permite creer en los buenos presagios, declaró Blair tras su encuentro con Bush, aunque el británico matizó su optimismo definiéndolo de “cauteloso”. El secreto está en que Israel vea garantizada su seguridad y los palestinos la creación de un Estado propio, resumió el enviado especial.

Base para un Estado palestino

Tony Blair mit Israels Premierminster Shimon Perez

Tony Blair (dcha.) y Simon Peres en julio de 2007.

Desahuciado Hamás del Gobierno palestino, la vital ayuda internacional pudo volver a fluir. En la Conferencia de París del pasado diciembre, 90 Estados aprobaron entregar hasta el 2010 a la administración de Mahmud Abbas y su primer ministro, Salam Fayad, la generosa cifra de más de 5.000 millones de euros: 448 millones procedentes de la Unión Europea, 200 millones de Alemania.

El dinero debe servir para fortalecer a las instituciones palestinas, mejorar el nivel de vida de la población y apoyar a Abbas en el segundo foco de violencia abierto en este enfrentamiento: la guerra que libran los movimientos de Fatah, que domina Cisjordania, y Hamás, atrincherado en la franja de Gaza.

Tony Blair mit dem palästinensischen Presidenten Mahmoud Abbas

Tony Blair y Mahmud Abbas (izq.), en julio de 2007.

Lo que las donaciones internacionales buscan conseguir por la vía económica se corresponde política y diplomáticamente con la labor encomendada a Tony Blair, que asumió el papel de enviado especial después de renunciar en su país al cargo de premier a finales de junio de 2007. Como representante del llamado Cuarteto (EE.UU, UE, UNO y Rusia), Blair busca dotar a los territorios palestinos de una administración eficiente, base de un futuro Estado.

De difícil a muy difícil

Para Blair, que se declara abiertamente “partidario del Estado de Israel” y cuya designación como enviado especial fue muy discutida al haber sido consultada previamente por Bush con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, el único camino hacia la paz pasa por aplicar “la solución de los dos Estados”.

Palästinenster Westjordanland USA George Bush in Ramallah

Bush, en Ramalla por primera vez como presidente.

Hasta esa paz, ambas partes tendrán que hacer “dolorosas concesiones políticas”, aseguró Bush en su visita. Pero la situación actual ya no es la que era cuando la principal reivindicación palestina se centraba en su derecho a tener un Estado propio. Hoy, a Gaza y Cisjordania ya no las separa sólo Israel, y Abbas poco puede hacer contra los cohetes con los que Hamás acosa al vecino judío.

Pese a todo, el presidente estadounidense dice estar “absolutamente convencido” de que el acuerdo llegará antes de que expiren el año y su mandato. Si esta nueva iniciativa fracasa, tendremos que prepararnos para una “situación muy difícil en Oriente Próximo”, advirtió Blair.

DW recomienda