1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Bundesrat da luz verde a acuerdo entre UE y Centroamérica

Alemania ratificó un Acuerdo de Asociación entre la UE y Centroamérica, que ONG rechazan porque sostienen que incrementará la presión en la lucha por las tierras y arruinará a campesinos de la región.

default

Sala de plenarios del Bundesrat

El Bundesrat, la cámara de representación de los estados federados, aprobó con una estrecha mayoría un Acuerdo de Asociación entre la UE y Centroamérica, con lo que Alemania se convierte en el primer país del bloque europeo en ratificarlo. El Parlamento alemán ya lo había ratificado en una sesión el pasado 25 de abril.

El acuerdo abarca a los 27 países de la UE más Croacia, y los seis países de América Central: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá.

Un grupo de 24 organizaciones no gubernamentales -entre ellas Médico Internacional, las agencias católica y evangélica, Adveniat y Misereor, y de derechos humanos y de lucha contra el hambre, FIAN y Pan para el Mundo- advirtieron que dicho tratado presionará a distintos grupos e intereses en la lucha por la tierra, ya sea para la explotación minera, la tala abusiva de bosques y la producción de biocombustibles. Adicionalmente la reducción de aranceles dará libre entrada a productos subvencionados de la Unión Europea, como la leche, lo que arruinará a pequeños productores y campesinos.

Torsten Albig, ministro presidente de Schlesswig Holstein.

Torsten Albig, ministro presidente de Schlesswig Holstein.

Déficits en el tratado

Las organizaciones recuerdan en un comunicado que en mayo pasado fue aprobado un Tratado de Libre Comercio entre la UE y Perú y Colombia, también con una estrecha mayoría. En aquella ocasión se planteó una serie de graves déficits en el tratado. “Una política que reconoce y critica graves carencias en la protección de los Derechos Humanos, del Derecho laboral y medioambiental, y que aún así aprueba, no tiene credibilidad”, advierten las ONG.

“Los socios de coalición de Los Verdes tenemos problemas con dicho acuerdo y por eso nos hemos abstenido. De cualquier manera ha sido aprobado dicho acuerdo y tendremos que aceptar el camino pero si queremos subrayar nuestros cánones de valores de cara a este tipo de acuerdos”, afirma en conversación con DW el ministro presidente de Schlesswig Holstein, Torsten Albig, cuyo partido socialdemócrata gobierna allí en alianza con los ecologistas.

El tratado supone la apertura de los mercados de ambas regiones. El banano, el café y la piña son los principales productos que exporta Centroamérica a la Unión Europea. A su vez, las empresas exportadoras de la UE podrían ahorrar hasta 87 millones de euros anuales en el pago de aranceles.

Volker Bouffier, ministro presidente de Hesse.

Volker Bouffier, ministro presidente de Hesse.

Gran oferta de productos

“América Central es una región que tiene una amplia oferta de productos agrarios que quiere vender a Europa. Si ofrecen un buen precio, la gente se beneficia de ello. Al mismo tiempo este acuerdo significa que no tendremos que negociar con cada país”, afirma por su parte el ministro presidente de Hesse, Volker Bouffier.

Interrogado sobre los temores de ONG en ambos lados del Atlántico que advierten que el acuerdo agudizará la desigualdad y la pobreza en países como Honduras, en donde las violaciones a los Derechos Humanos están a la orden del día, Bouffier responde que los países centroamericanos tienen una realidad muy distinta.

“Si menciona a Honduras, con los problemas de bandas criminales juveniles y la violencia, por supuesto, eso no deja a nadie indiferente. Pero no podemos enviar al ejército alemán. Cada país debe salir adelante con sus propios recursos para convertirse en un estado estable y democrático. Se le puede ayudar, pero la generación de puestos de trabajo y de ingresos es un buen camino para estabilizar un país”, añade el político cristianodemócrata.

De otra opinión es Peter Friedrich, miembro del gabinete del Estado de Baden Württenberg, gobernado por una coalición de Verdes y socialdemócratas. “Somos de la opinión de que no hay suficientes mecanismos para reaccionar si se producen violaciones a los derechos humanos, para superar conflictos, para enfrentar casos en los que haya una violación a los objetivos que persigue el acuerdo. Hay una serie de puntos que nos preocupan, como la apropiación de tierras, la explotación desmesurada de recursos naturales, violaciones a los derechos humanos y sociales”, afirma.

Peter Friedrich, representante de Baden Württenberg

Peter Friedrich, representante de Baden Württenberg

Críticas a socialdemócratas

ONG alemanas critican sobre todo al partido socialdemócrata alemán por no mantener una postura de principios. “Los gobiernos socialdemócratas se alinearon al gobierno federal en vez de votar en concordancia con su propio grupo parlamentario, eso no tiene nada que ver con una política de credibilidad”, señaló Martin Wopold-Bosien, de la organización FIAN Internacional.

El partido socialdemócrata alemán se alineó a la conservadora Unión Cristianodemócrata (CDU) en aquellos estados federados en donde hay una “gran coalición” entre ambas formaciones, como son Sajonia Anhalt, Berlín, Turingia y Mecklenburgo Antepomerania, que dieron luz verde al acuerdo. También a favor votó Hamburgo, en donde el socialdemócrata Olaf Scholz gobierna con mayoría.

De antemano estaba claro que aquellos estados con una coalición integrada por cristianodemócratas o socialcristianos (CDU/CSU) y liberales (FDP) darían luz verde al acuerdo. (Hessen, Baviera, Sarre y Sajonia). El único partido que se opuso claramente fue el de Los Verdes. Aquellos estados en donde los socialdemócratas cogobiernan con los Verdes se abstuvieron en la votación.

Autora: Eva Usi
Edición: Emilia Rojas

DW recomienda