1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Bundesliga: el año cabalístico

Todo parecía listo para celebrar el título del Bayern München, aún antes de que el torneo se hubiese inaugurado. A mitad del campeonato las cosas han cambiado, y para bien de la Bundesliga.

default

Rafael van der Vaart (der.) festeja junto a su colega croata Ivica Olic.

Cuando el Bayern München adquirió a algunos de los jugadores más codiciados del mundo, parecía que la suerte del torneo 2007/2008 ya estaba decidida. Pero aquellos que se apresuraron a coronar al cuadro bávaro aún antes del silbatazo inicial pasaron por alto que la Bundesliga ya contaba con sus propios superestrellas.

Champions League Tournee Real Madrid gegen Werder Bremen

Sanogo (der.) ha brillado con el Werder Bremen.

Tsunami helado

Antes de que comenzara la temporada actual, Alemania entera esperaba la tradicional andanada de arrogancia proveniente del sur del país. Pero en vez de una apabullante ola de prepotencia emanada de la órbita de la Allianz Arena, estadio donde juega el Bayern, el resto de la nación futbolística recibió un impacto glacial de realismo.

El mensaje proveniente de Baviera fue el mismo que en años anteriores, pero esta ocasión tanto la emisión como la recepción cambiaron. Cuando el gerente general Uli Höneß dijo que para ver a la posición del Bayern en la tabla sus adversarios "necesitarían binoculares", lo hizo sin su omnipresente jactancia; en cambio, fue una aseveración en tono por demás helado.

En reacción, el resto del planeta futbolístico alemán prefirió rumiar y especular sobre quién sería capaz de disutar el título al equipo de Höneß, Hitzfeld, Kahn, Lahm, Jansen, Klose, Zé Roberto, Altintop y, por supuesto, Franck Ribéry y Luca Toni.

Gasto sin precedente

El verano pasado, el Bayern se enfrascó en un frenesí comprador

Miroslav Klose und Hamit Altintop vom FC Bayern München feiern Sieg über Schalke 04

Klose (izq.) y Altintop, parte de los "galácticos" de Baviera.

sin precedente que parecía decidir el campeonato aún antes de que el torneo hubiese comenzado. La adquisición del delantero alemán más prolífico –Klose no sólo hace goles sino que además los prepara-, el Jugador del Año en Francia, y el delantero campeón del mundo, era mucho más que una declaración de intenciones. “Ni lo intenten”, parecía ser el lema.

Pero entre tanto han pasado 17 jornadas y la Bundesliga se ha puesto ropa térmica. La apabullante forma exhibida por al Bayern en las primeras jornadas del torneo se ha ido apagando, como las conversaciones de un beodo sobre los restos del pavo navideño.

Es cierto que el Bayern ha perdido solamente en una ocasión -3 a 1 frente al Stuttgart-, pero en forma paulatina Ottmar Hitzfeld ha vuelto a lo suyo, que es el juego lento, metódico y austero.

Fußball Bayer-Manager Uli Hoeneß

Höneß: "Nos tendrán que ver con binoculares".

Al acercarse el invierno, el equipo encadenó cuatro juegos sin meter goles en las últimas siete jornadas de la liga, contra enemigos desesperados cuya meta se limitaba a especular, bloquear cualquier avance y sacar un punto.

El galope se reduce a trote

En vez de terminar la primera mitad de la temporada en forma inmejorable, el Bayern no galopa más, sino que apenas trota.

Ahora, hasta el propio Höneß admite que las cosas son distintas. “El campeonato podría decidirse por una nariz”, dijo el ejecutivo recientemente.

¿Han pesado otros factores en el torneo, además del desánimo en el Bayern? Siga leyendo...

DW recomienda