1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Bumerán político

La enorme caída en la popularidad del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, es analizada desde diferentes perspectivas por la prensa europea.

Sarkozy, víctima de su propia hiperactividad.

Sarkozy, víctima de su propia hiperactividad.

El periódico Liberation, editado en París, comenta el fenómeno: “Cuando uno es guionista, escenógrafo, productor, iluminador y único protagonista de una obra, es lógico que coseche todos los aplausos. O los silbidos. El público parece otorgar al omni-presidente que nos gobierna el papel de omni-chivo expiatorio. Si Sarkozy cae tan estrepitosamente en las encuestas, es debido a que él mismo lo ha provocado con su protagonismo. Hace solamente tres meses hubiese sido imposible pensar, como ahora se hace, en el surgimiento de una derecha anti-Sarkozy.”

Panorama preocupante

Consecuencia de esta caída en la popularidad del mandatario francés es la renuncia de su vocero, David Martinon, a contender por la alcaldía de Neuilly. Sobre ello, el Derniéres Nouvelles d'Alsace opina: “Ningún comentarista se lo hubiera podido imaginar: ¡un asesinato político en Neuilly! Luego de esta sorpresiva noticia, uno debe preguntarse en qué le afectan las rivalidades internas de un gobierno cuyo único récord se presenta en la falta de vivienda social. Nicolas Sarkozy no ha entendido aún que su victoria con 15 millones de votos no le permite el cinismo. Las vacaciones de lujo pagadas por Bolloré, el aumento al propio salario, la rápida sucesión de divorcio y matrimonio, las mentiras y ahora su propio vocero. Nada de ello es un escándalo desde el punto de vista jurídico, pero el conjunto da como resultado un panorama preocupante. El precio político que se está pagando es inmesurable.”

Búmeran político

Le Monde aborda el tema desde la siguiente perspectiva: “Así funcionan los bumeranes. Mientras más fuerte se les arroje, regresarán con mayor violencia. Sarkozy ahora aprende esta dolorosa lección. En 2007, el presidente logró una victoria que él mismo atribuyó exclusivamente a su propio talento. Jamás se le ocurrió pensar en los efectos secundarios de su tormentosa vía. Desde septiembre pasado, sus niveles de aceptación han bajado 27 por ciento. Ello le atrae retos mayores pues si hoy revierte todo aquello en los cual basó su éxito –la energía, la retórica, el coraje-, se vería como una abdicación o una abjuración.”

La primera gran crisis

En Alemania, el Frankfurter Allgemeine Zeitung también analiza las próximas elecciones locales en Francia, y las perspectivas para el gobierno de Sarkozy: “La debacle de la candidatura en Neuilly, el suburbio parisino donde Nicolas Sarkozy fungió como alcalde durante casi un cuarto de siglo, es tan sólo una faceta de la lucha rumbo a las elecciones municipales de marzo próximo. El presidente ha dado a lo largo de las últimas semanas la impresión de que su vida personal le es más importante que la tarea pública. Debido al debilitamiento de la coyuntura económica y a todo aquello relacionado con el poder adquisitivo de los franceses, no podrá cumplir las promesas formuladas durante su campaña. Su política exterior, que predica los derechos humanos mientras en la práctica promueve los intereses nacionales y económicos más crudos, es cosa que ya nadie comprende. El presidente, en fin, vive la primera gran crisis de su gobierno.”

DW recomienda