1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Bucaram escenifica su regreso a la política en Ecuador

Veinte años han pasado desde que el expresidente dejara el país. La cifra no es casual: es el tiempo que necesitaban para prescribir los delitos de los que se le acusaba cuando se exilió.

El expresidente de Ecuador Abdalá Bucaram Ortíz regresó este sábado (17.06.2017) con espectacularidad a su país después de 20 años como asilado político en Panamá y tras prescribir dos juicios en su contra que se ventilaban en las cortes ecuatorianas. El otrora fogoso líder populista, que asumió en 1996 la presidencia del país andino en la que permaneció por escasos seis meses, llegó en helicóptero a un barrio popular de la ciudad de Guayaquil.

La aeronave aterrizó en un estadio lleno de grandes carteles de bienvenida, globos, banderas y parlantes a todo volumen que recordaban las canciones y proclamas que el exgobernante popularizó en sus campañas electorales. Enseguida, en un camión amarillo se trasladó a una tarima cercana, en donde saludó a miles de seguidores que fueron a recibirle. El grupo "Los Iracundos" puso el ambiente musical para la bienvenida. En el escenario, rodeado de su familia y viejos compañeros de lucha política, Bucaram, mostró que aún posee carisma y fuerza discursiva.

Termómetro para su regreso

Su discurso fue corto y de agradecimiento a los ecuatorianos por recibirle. Con cinturón en mano, dijo que estará "en contra de quienes le hacen daño al país". De origen libanés y con cuatro operaciones de corazón, Bucaram promocionó su retorno difundiendo discursos en las redes sociales y dando entrevistas vía Skype.

Con mucho menos participación de la que sus seguidores más fieles auguraban, Bucaram era conducido en un pequeño camión a lo largo de unas quince cuadras hasta una tarima entre las calles 24 y Pancho Segura, donde se celebrará un acto de carácter musical y político. Según los organizadores, a la convocatoria han acudido decenas de miles de personas, aunque no está claro aún el alcance de la concentración en sus diferentes etapas.

Su abogado, Luigi García Cano, reconoció hace unos días a Efe que no había duda de que la respuesta popular de hoy les serviría como barómetro político de la aceptación que tiene el expresidente 20 años después, como base para cualquier pretensión política futura.

Abdalá Bucaram Ortiz, de 65 años, llegó al poder el 1996, impulsado por un discurso populista y la fuerza organizativa de la agrupación Partido Roldocista Ecuatoriano (PRE), que fundó en homenaje a su fallecido cuñado, el presidente Jaime Roldós. Su administración fue de seis meses, en el transcurso de la cual se le acusó de nepotismo y se abrieron en su contra dos procesos por corrupción, uno por irregularidades en la adquisición de mochilas para escolares y otro por mala utilización de fondos reservados.

Una mayoría parlamentaria opositora lo destituyó en febrero de 1997 por "incapacidad mental para gobernar", por lo que Bucaram viajó a Panamá y solicitó asilo político, lo cual le fue concedido. Su retorno, a los 20 años de ese hecho, es posible porque a inicios de este año prescribieron los juicios en su contra. Bucaram dice que está "más vivo que nunca" y que empezará a trabajar políticamente en el país. Respecto al gobierno del presidente Lenín Moreno, recientemente elegido, señaló que apoyará sus acciones positivas.

LGC (dpa/EFE)

DW recomienda