1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

Bruselas y OMS instan a prohibición total del cigarrillo

Para proteger la salud de los trabajadores, Bruselas quiere prohibir fumar, definitivamente y sin excepción, en todos los bares, restaurantes y cantinas de la Unión Europea.

default

Rolf Metzger, tabernero de Ludwigsburgo, ganó proceso jurídico para permitir fumar.

“Los empleados de la gastronomía están expuestos, a diario, al humo del tabaco”, es por ello que la Comisión Europea ha hecho suya la iniciativa del comisario europeo de Trabajo y Sociales, Vladimir Spidla. Hasta ahora empero, no se conocen ni los términos de la probable directiva comunitaria ni los plazos para darle curso. En todo caso se espera que en el transcurso de 2009 dicha idea avance.

“Tenemos la obligación de garantizar la salud en los puestos de trabajo”, dice una portavoz de lo que podría llamarse el ministerio europeo de Trabajo y Asuntos Sociales. Para lograr que así sea, Bruselas tendrá que imponerse sobre varios países que aún se rehúsan a hacer valer el derecho a un sitio de trabajo libre de toxinas provenientes del humo de cigarro o cigarrillo. En este caso, Alemania ha sido criticada fuertemente, incluso por la Organización Mundial de la Salud que considera que aquí aún falta mucho por hacer en materia de protección de los trabajadores.

En Alemania se prohíbe fumar en restaurantes y bares desde el 1° de julio de 2008, pero esta medida ha sido, en partes, virtualmente eliminada en varios Estados federados, cediendo a la presión de interesados en fumar o en que se fume.

Voces a favor del consumo de tabaco

No asombra entonces que las voces en contra de la iniciativa europea no se hayan hecho esperar y Markus Ferber, jefe del grupo de europarlamentarios alemanes de la Unión Cristiano Social (CSU), haya anunciado una fuerte oposición. Spindla quiere, según Ferber, “socavar la autonomía de los países miembros con el argumento de luchar por la seguridad sanitaria de los trabajadores”.

El consumo de cigarrillos y alcohol resulta, sin embargo, atractivo para las arcas nacionales. Según datos del Instituto Federal de Estadísticas, el Estado alemán recibió 18,5 mil millones de euros en 2007 por concepto de impuestos a la venta de productos de tabaco y bebidas alcohólicas.

Cinco millones de víctimas anuales del tabaquismo

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, ha apoyado la decisión de la Asamblea General de la ONU de prohibir fumar y vender tabaco en todas sus dependencias. La directora general de la OMS, Margaret Chan, ofreció su respaldo a la Asamblea por "proteger la salud de los diplomáticos, el personal y los visitantes" de la ONU.

La iniciativa de prohibir fumar en todos los espacios de la ONU fue impulsada por Uruguay, en persona de su representante, Gabriela González. “El tabaco no afecta solamente a los fumadores. El humo ajeno resulta dañino para la salud. Nuestra delegación estima que es responsabilidad de todos, de la Organización, proteger contra la exposición del humo de tabaco en lugares públicos, trabajos interiores y cerrados especialmente”, dijo González.

El tabaco es la principal causa de decesos evitables, recordó la OMS. Más de 5 millones de personas mueren, cada año, de cáncer, enfermedades cardíacas y otras enfermedades asociadas al tabaquismo y al humo inhalado por personas que no fuman.

Cuatro factores y reducción del riesgo

El riesgo de morir por un infarto cardíaco puede ser reducido a la mitad adoptando un modo de vida sano, indican científicos en el volumen 372 de la revista médica The Lancet. El grupo encabezado por Mika Kivimäki, del University College London, analizó cómo influían cuatro factores de la salud en la reducción del riesgo de infarto y comprobaron que el mayor beneficio se logra con valores bajos de colesterol, seguido por el abandono del hábito de fumar. Menor influencia tenía una reducción de la presión sanguínea y del azúcar en sangre.

Las personas que nunca fumaron y que presentaban valores ideales de presión, colesterol y azúcar en sangre, tienen un riesgo 73% menor a morir por infarto cardíaco. En este caso, la mayor influencia la tiene el hecho de no fumar, dice Mika Kivimäki.

En otra parte investigadores holandeses advierten que las personas cuyas madres fumaron durante el embarazo son dos veces más propensas a tener daño arterial, lo que las predispone a padecer ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

DW recomienda