1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

"Brexit": ¿Qué se debate en la segunda vuelta?

Esta semana, las partes negociadoras, Gran Bretaña y la Unión Europea, hablarán por primera vez sobre temas concretos. En la lista hay varios puntos conflictivos. ¿Cuáles?

La salida de Gran Bretaña de la UE está decidida. Ahora, la cosa va en serio o, como dijo Michel Barnier: "Ahora empieza el trabajo duro". Este francés se sienta en la mesa de negociaciones de la Comisión Europea. Estos son los temas que se debatirán esta semana.

 

Más información:

Negociaciones del “brexit”: británicos quieren “periodo de transición”

Londres: Gobierno presenta ley que regula normas de la UE

 

Los derechos de los ciudadanos de la UE en Gran Bretaña

¿Qué sucederá con los 3,2 millones de personas que tienen un pasaporte de la UE y viven en Gran Bretaña? Esta pregunta es prioritaria para ambas partes. La propuesta de Londres es que las personas que vivan en el país desde hace más de cinco años recibirá un estatus especial. "Queremos tratar a los ciudadanos de la UE como a los de Gran Bretaña en la medida de lo posible, pero no podrán votar", aseguró el ministro del Brexit, Davis David, recientemente.

Para Bruselas la oferta no es suficiente. Barnier exige normas claras y simples. ¿Qué sucede en casos de reagrupación familiar o con la convalidación de estudios universitarios? ¿Qué instancia judicial se encargará de los derechos de los ciudadanos de la UE? Bruselas no quiere dejar estos temas a la arbitrariedad británica. Londres, por su parte, rechaza cualquier competencia del Tribunal de Justicia Europeo.

El Tribunal de Justicia Europeo con sede en Luxemburgo.

El Tribunal de Justicia Europeo con sede en Luxemburgo. Londres no lo ve con buenos ojos.

La factura del "brexit"

El tema dinero es desde hace tiempo muy controvertido. Bruselas exige a Londres que cumpla con los deberes financieros que adquirió a cabo durante su permanencia en la Unión Europea. Se trata de aportaciones para programas de fomento, deudas en común o programas de pensiones para los empleados de la UE. La cantidad exacta de la factura se desconoce. En Bruselas se habla de hasta 100 mil millones de euros.

Estas cifras son inadmisibles para Londres, aunque el ministro de Finanzas del país, Philip Hammond, hace poco admitió que "si una suma se calculó y comprobó de forma adecuada, entonces hablaremos naturalmente sobre ello".

El problema es que Londres no se ha puesto de acuerdo sobre una postura común de negociaciones. Desde las elecciones de junio, la primera ministra británcia, Theresa May, quedó políticamente debilitada y la lucha por el poder dentro de su gabinete es aún más fuerte que antes. Hammond apuesta por un "Brexit" blando, mientras David Davis y Boris Johnson prefieren una ruptura más radical.

Ministro de Finanzas de Gran Bretaña, Philip Hammond.

Ministro de Finanzas de Gran Bretaña, Philip Hammond.

La frontera irlandesa

A los irlandeses les espera una situación grotesca con el "brexit". Así transcurriría la frontera exterior de la UE en el futuro entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, incluyendo los controles de los trabajadores que pasan por las fronteras y de transporte de mercancía. El Gobierno irlandés teme que el antiguo conflicto del norte irlandés se reavive y se vuelva la violencia. Tanto Bruselas como Londres quieren impedirlo también, pero hasta ahora ninguna parte ha concretado nada sobre cómo evitar una frontera "dura".

Michel Barnier y David Davis.

Michel Barnier y David Davis durante la primera ronda de negociaciones.

Competencias legales

También en esta semana en Bruselas quieren negociar sobre los procedimientos judiciales: la extradición de delincuentes, pero también procedimientos de infracciones. En los casos en los que Gran Bretaña haya cometido una infracción contra el derecho europeo, Bruselas puede investigar el delito e incluso aplicar una multa después de 2019.

Para después del "brexit", Bruselas propone una "comisión común", que regule los litigios de los acuerdos sobre la salida de la UE. Si no hay consenso, el Tribunal de Jusiticia Europeo decidiría y, en caso necesario, aplicaría sanciones. Londres no ve con buenos ojos dicho tribunal, por lo que hay dudas de que Londres apruebe esta propuesta.

Las autoridades nucleares

Con el "brexit", Gran Bretaña abandona también la Comunidad Europea de Energía Atómica (Euratom). Esta es responsable de la seguridad de las centrales nucleares, la basura nuclear y regula, sobre todo, el comercio de material nuclear. Cuando Gran Bretaña abandone la UE, todos los contratos de suministro, ya sea para centrales nucleares o para aparatos médicos en hospitales, quedarán obsoletos. Londres teme por ello tener dificultades de aprovisionamiento.

 

Nadine Niebergal (RMR/ERS)

 

 

DW recomienda