1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil: VW y su colaboración con la dictadura

Tras el escándalo de las emisiones, la prensa alemana informa sobre la colaboración de Volkswagen con la dictadura militar brasileña. Al parecer, más intensa de lo que se pensaba.

Los titulares de la prensa alemana sobre Volkswagen comienzan a ser más frecuentes de lo normal. No precisamente por buenos resultados, sino más bien por los sucesivos escándalos que azotan al consorcio de Wolfsburgo. Tras la manipulación de emisiones en sus motores diésel, varios medios alemanes como NDR, SWR y Süddeutsche Zeitung accedieron a información exclusiva y publicaron un reportaje sobre la colaboración de la empresa con el régimen militar brasileño. Una colaboración que, al parecer, era mayor de lo que se pensaba. 

Beneficio empresarial vs. derechos humanos

DW informó sobre estas supuestas prácticas en 2014,  tras la publicación del informe de la Comisión Nacional de la Verdad (CNV) de Brasil. En él se dedicaba un capítulo especial a la colaboración de empresas con la dictadura (1964-1985) y a la existencia de un aparato represivo militar-empresarial. "Esas practicas eran parte de las vías utilizadas para las graves violaciones posteriores. A partir de controles, vigilancia y listas de delatores, se pudo apresar y torturar y asesinar a trabajadores que también fueron víctimas de desapariciones forzadas", decía el documento.

Ahora, los reporteros alemanes tuvieron acceso en exclusiva documentos corporativos de la filial brasileña, papeles secretos del entonces Departamento de Orden Político y Social (DOPS) e informes confidenciales del ministerio de Exteriores alemán. "Se apresaba a los operarios en la planta de la fábrica y posteriormente se les torturaba: la colaboración de Volkswagen con la dictadura militar brasileña fue aparentemente más activa de lo que se imaginaba", escribió el Süddeutsche Zeitung.

Planta de la fábrica de São Bernardo do Campo.

Planta de la fábrica de São Bernardo do Campo.

Los medios de comunicación alemanes señalaron también que la filial brasileña espió a sus trabajadores en base a sus ideas políticas, colaborando en la creación de especies de "listas negras" para el DOPS. En ese contexto, las víctimas recordaron cómo fueron torturadas durante meses tras haberse unido a grupos opositores.

"Volkswagen me robó dos años de mi vida", explicaba en el informe Lúcio Bellentani, ex operario de la automotriz de 72 años, que afirmó haber sufrido ocho meses de tortura y haber pasado otros 16 meses en la cárcel. "Indirectamente, Volkswagen fue responsable de numerosos casos de tortura y persecución y debería debe tener la dignidad de reconocer su responsabilidad", dice.

 Responsabilidad de Volkswagen

Por parte de Volkswagen, la directiva ya reaccionó tras la publicación del  informe de la CNV y las primeras denuncias de afectados. En 2016, el fabricante de automóviles encargó la investigaciones sobre su pasado a Christopher Kopper, que confirmó la existencia de "una colaboración regular" entre la filial brasileña y la agencia de la policía del régimen militar.

"El departamento de seguridad actuó con la policía política dentro de la fábrica de Volkswagen", adelantó Kooper, investigador de la Universidad de Bielefeld, a la prensa alemana. Según él, la automotriz "permitió detenciones" y podría ser que, al compartir información con la policía, "contribuyese a ellas". Kooper también sugirió que la automotriz alemana pidiese disculpas a los ex trabajadores afectados.

De acuerdo con protocolos internos de Volkswagen, entre las jefaturas de Alemania y Sao Paulo se intercambiaron memorandos sobre las detenciones de funcionarios. El consejo de la multinacional habría sabido de esas conductas a más tardar en 1979, cuando los directivos brasileño viajaron a Alemania para encontrase con el entonces presidente de la compañía, Toni Schmücker. 

Sin embargo, la sede de la automotriz se negó a comentar el contenido de las revelaciones y reiteró haber encargado al historiador investigar y presentar un dictamen sobre la cuestión. Se espera que Kooper presente las conclusiones de su estudio a finales de este año.

PV/abr/ots/jag

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema