1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil vuelve a salir a las calles contra Rousseff, pero en menor número

Las cifras de manifestantes contra el gobierno y la corrupción no se acercan ni de lejos a las de las grandes movilizaciones del pasado 15 de marzo.

Millares de brasileños salieron de nuevo este domingo (12.04.2015) a las calles para protestar contra el gobierno de la presidenta, Dilma Rousseff, contra la corrupción, y en demanda de un juicio político contra la mandataria y, en algunos casos, pidiendo una intervención militar.

Según informan los medios locales, hay movilizaciones en al menos 10 estados del país y, hasta el mediodía, según cálculos de policías citados por el portal UOL, los actos reunieron a unas 25.000 personas. Durante la primera parte del día, hubo manifestaciones en el Distrito Federal y en varias ciudades de los estados de Alagoas, Amazonas, Bahia, Maranhao, Minas Gerais, Pará, Paraná, Río de Janeiro (a la que corresponde la imagen) y Santa Catarina.

El portal de noticias G1, sin embargo, contabiliza movilizaciones en 35 ciudades de 12 estados del país que habrían congregado a unas 41.000 personas.

Brasilia y Sao Paulo

En la capital federal, Brasilia, los actos comenzaron temprano y es donde hasta el momento mayor cantidad de manifestantes se ha congregado (teniendo en cuenta que en Sao Paulo están previstas para la tarde las mayores manifestaciones), unos diez mil según la policía (el doble según otros cálculos). La protesta se concentró en la Explanada de los Ministerios, donde la seguridad fue reforzada con al menos 3.000 efectivos.

Uno de los grupos que protestaron en Brasilia pidió la intervención militar. "Solo los militares pueden hacer la verdadera reforma política", se podía oír desde un móvil de sonido que llevó el grupo. Al igual que ocurrió el pasado 15 de marzo, cuando 1,7 millones de personas, según estimó la policía, salieron a las calles para repudiar al gobierno -un millón de ellos en Sao Paulo-, los participantes lucen, en su inmensa mayoría, camisetas de la selección nacional de fútbol.

Una encuesta del instituto Datafolha divulgada el sábado reveló que la apertura de un juicio político contra Rousseff, el cual podría derivar en su destitución, es apoyada por el 63 por ciento de los brasileños. La aprobación de su gestión se mantiene en un ínfimo 13 por ciento.

LGC (dpa / EFE)