1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil se prepara para la elección más ajustada de los últimos años

Las últimas encuestas dan una leve ventaja a la presidenta Dilma Rousseff, aunque las empresas de análisis no descartan una sorpresa.

Si en algo coinciden casi todos a la hora de hablar de las elecciones que este domingo determinarán si Brasil continúa bajo el mandato del Partido de los Trabajadores o da un giro hacia la socialdemocracia promercado, es en que nos encontramos ante las votaciones más estrechas de la historia reciente del país más grande de Sudamérica. Así lo demuestran las encuestas publicadas este sábado (25.10.2014).

Según el último sondeo de IBOPE, Rousseff podría contar con un triunfo relativamente tranquilo. Un 53 por ciento de los consultados dijo que votaría por ella, mientras que el senador Aécio Neves se quedaría con un 47 por ciento. Datafolha, en tanto, mostraba que Rousseff sumaba el 52 por ciento de las preferencias, frente a un 48 por ciento de su rival. El punto es que, tras el último debate, ambos sondeos muestran apoyos menores para la mandataria en comparación con estudios anteriores.

Además, es importante tener en cuenta que siempre la ventaja de Rousseff sobre el senador socialdemócrata se encuentra dentro del margen de error de los sondeos, por lo que en realidad cualquier cosa podría pasar. Las últimas jornadas antes de las elecciones estuvieron marcadas por acusaciones de corrupción en Petrobras, así como por intercambios de ironías entre los candidatos.

Últimos intentos

Una tercera encuesta, en tanto, dio una leve ventaja a Neves. Según el instituto privado MDA, que trabaja con un margen de error de 2,2 puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo, si los comicios fueran este sábado, Neves vencería con el 50,3 por ciento de los votos válidos -excluyendo los sufragios en blanco y nulos- frente al 49,7 por ciento de la candidata izquierdista. Nuevamente, dentro del margen de error.

La noche del viernes 24 de octubre, y en un último intento por influir en el cerca del 10 por ciento de los votantes indecisos, los candidatos intercambiaron acusaciones sobre la corrupción política en el debate televisivo. Rousseff y Neves discutieron sobre quién era el más adecuado para recuperar la senda de crecimiento económico, combatir la alta inflación y bajar los alquileres, entre otros temas.

DZC (dpa, Reuters, EFE)