1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil: oposición dirigirá comisión en juicio contra Rousseff

El primer trámite del impeachment contra la mandataria brasileña simboliza una nueva derrota. Sus partidarios en el Senado hablan de provocación.

En la primera reunión de la comisión que analiza el juicio político contra Dilma Rousseff, se definió quiénes serán los encargads de presidir dicha comisión y quién estará a cargo de elaborar el informe que recomiende el impeachment.

El resultado no es nada favorable para la mandataria, pues la delegación senatorial quedó en manos de Raimundo Lira, del Partido del Movimiento Democrático (PMDB), el mismo que rompió relaciones con el Gobierno de Dilma y que lidera el vicepresidente de Brasil Michel Temer. Mientras que el instructor que elaborará el informe que recomendará procesar a Rousseff quedó en manos de Antonio Anastasia, miembro del partido opositor Social Democracia Brasileña (PSDB).

La elección del senador Anastasia generó un amplio debate debido a la queja de los senadores del Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece Rousseff. La queja de esta facción política se debe a que según ellos Antonio Anastasia no tendrá la imparcialidad necesaria para elaborar el informe que será determinante en este proceso político. Sin embargo, y después de dos horas de intenso debate, el comité ratificó a Anastasia con 16 votos a favor y cinco en contra.

Según el senador Linderbergh Farías, del PT, la elección de Anastasia “es una provocación” y “mancha desde el primer día el trabajo de una comisión que tiene que decidir el futuro de una presidenta elegida con 54 millones de votos”.

Días decisivos

La comisión tiene hasta el 9 de mayo para completar su trabajo y se espera que el 12 del mismo mes el Senado esté en condiciones de decidir si admite o no el juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff. Si el proceso es aprobado por mayoría simple, es decir por 41 de los 81 votos que se cuentan en el Senado, la mandataria deberá dejar su cargo durante 180 días, tiempo de investigación en el que asumiría el vicepresidente Temer.

Según una encuesta de O´Globo, 49 senadores estarían de acuerdo con la admisibilidad del proceso judicial contra Rousseff. En caso de que se haga el juicio político, se necesitará que 54 senadores voten a favor de la destitución de Dilma para que sea sacada definitivamente del cargo.

MN (Reuters, O´Globo)

DW recomienda