Brasil: ″Operativo Papa″ movilizará casi 14.000 efectivos | América Latina | DW | 18.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil: "Operativo Papa" movilizará casi 14.000 efectivos

Casi 14.000 efectivos, en su mayoría de las Fuerzas Armadas, participarán en el gigantesco esquema de seguridad armado para recibir en Río de Janeiro al papa Francisco, quien comandará la Jornada Mundial de la Juventud.

La preocupación por la seguridad aumenta en Brasil a medida que se acerca la visita del Papa. Según el general José Alberto da Costa Abreu, comandante del operativo para asegurar la Jornada Mundial de la Juventud –que tendrá lugar la semana próxima, del martes 23 de julio al domingo 28, en Río de Janeiro–, el despliegue de seguridad movilizará a 13.700 efectivos. De ellos, 10.200 son militares de tres ramas de las Fuerzas Armadas.

Además, el esquema incluirá a 1.300 agentes de la Fuerza Nacional de Seguridad, y a representantes de las policía civil, militarizada y federal. Los policías y militares serán apoyados por un gran aparato, que incluye diez helicópteros, vehículos blindados, buques de patrullaje y un sistema antiaéreo.

El general Abreu afirmó que, en razón de un decreto firmado por la presidenta Dilma Rousseff, los militares tendrán excepcionalmente poder de policía y podrán efectuar arrestos en caso de necesidad, especialmente en la localidad de Guaratiba, donde el pontífice celebrará el 28 de julio la misa de clausura de la Jornada.

"Aislar el lugar"

El militar afirmó que el objetivo principal del operativo es realizar un efectivo control del espacio marítimo y aéreo y "aislar el lugar" donde Francisco celebrará su encuentro final con los estimados dos millones de fieles esperados para la cita.

No obstante, Abreu admitió que también existe la preocupación de evitar la "infiltración" en Guaratiba de grupos de manifestantes similares a los que desde junio realizan masivas protestas populares contra la corrupción y en demanda de mejores servicios de salud, educación y transportes.

En este sentido, el general informó que habrá puestos de control en las vías de acceso al "Campus Fidei" (Campo de la Fe), donde se celebrará la misa, para impedir la entrada de personas con carteles de protesta o con el rostro escondido por máscaras. "Los enmascarados no podrán entrar", enfatizó.

Además de Guaratiba, los militares también serán responsables de la seguridad en el palacio de la gobernación de Río, donde el Papa se reunirá el lunes con la presidenta Rousseff y con el gobernador y el alcalde de Río, Sergio Cabral y Eduardo Paes, respectivamente.

“No contra el Papa, sino contra los políticos”

El ministro de Justicia brasileño, José Eduardo Cardozo, por su parte, ha dicho que las autoridades están en contacto con el Vaticano y que el plan de seguridad se adaptará a las exigencias del evento. Entretanto, el vocero Federico Lombardi ha asegurado que el Vaticano confía en las autoridades brasileñas. Además, las protestas de los jóvenes brasileños “no son contra el Papa, sino contra los políticos”, han dicho desde Roma.

Los organizadores de las protestas de las últimas semanas han convocado por internet a una manifestación delante del palacio de la gobernación de Río, precisamente durante la presencia del pontífice en el lugar. También grupos de feministas y homosexuales han anunciado protestas durante la visita de Francisco.

RML (dpa, epd)