1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil: fiscalía investiga a Lula por escándalo de corrupción

El caso de la compra de votos con dinero ilícito casi bota al Gobierno de Lula en 2005, pero nunca se lo había involucrado a él.

Luiz Inácio Lula da Silva es uno de los políticos más queridos y respetados de Brasil. Expresidente y exdirigente sindical, condujo al país entre 2003 y 2010, sentando las bases de lo que es el país más grande de Sudamérica actualmente. Pero nada de eso lo convierte en inmune a la larga mano de la Justicia, que se ha posado sobre él, para sorpresa de muchos.

La fiscalía federal de Brasil abrió una causa para investigar una serie de acusaciones que pesan sobre Lula, a quien se le involucra en un escándalo de compra de votos en el Congreso con dinero obtenido de forma ilícita, un caso que ya terminó con la condena por corrupción de varios de sus asesores más cercanos.

La fiscalía informó a última hora del viernes que la policía investigaría unas acusaciones realizadas por el empresario Marcos Valerio, uno de los involucrados en el caso, quien aseguró que Lula sabía de la compra de votos y, además, se habría beneficiado de ésta recibiendo dinero.

Hasta ahora, la fiscalía no había investigado a Lula porque no había encontrado indicio alguno que pudiera involucrarlo en el caso.

¿Rebajar sentencia?

El escándalo implica a miembros del Partido de los Trabajadores (PT), donde milita Lula, quienes pagaron a parlamentarios para que apoyaran la agenda legislativa del Gobierno. El caso explotó el año 2005 y casi derrumba al Gobierno de Lula da Silva, además de originar el mayor juicio por corrupción política de la historia brasileña.

Lula siempre ha negado estar al tanto de esa irregularidad, pero el empresario Valerio aseguró que parte de los gastos personales del ex mandatario fueron pagados con fondos ilegales de campaña. Entre otros detalles, Valerio aseguró que Lula se reunió con el entonces presidente de la empresa de telefonía Portugal Telecom, Miguel Horta, para negociar la transferencia de siete millones de reales para el Partido de los Trabajadores.

El dinero habría sido transferido al partido de izquierda a través de un proveedor de Portugal Telecom en la ciudad china de Macao, y fue usado para pagar los votos de los parlamentarios aliados y financiar campañas electorales del PT. Con su testimonio, Valerio, que trabajó con el PT, busca reducir su sentencia a 40 años de prisión por corrupción.

Este detalle hace que muchos duden de la veracidad de las acusaciones, que podrían salpicar al popular Lula e incluso a la presidenta Dilma Rousseff, protegida y exjefa de Gabinete del exmandatario. Rousseff quiere buscar la reelección en 2014. En el mismo proceso también será investigado el exministro de Hacienda de Lula, Antonio Palocci.

DZC (Reuters, dpa, El País)